Es la primera vez que alguien vincula directamente a Vázquez Rijos con Pabón Colón previo al asesinato de Anhang. (semisquare-x3)
Es la primera vez que alguien vincula directamente a Vázquez Rijos con Pabón Colón previo al asesinato de Anhang. (GFR Media)

“Me contó todo”.

Así fue como Derek Osterman comenzó a relatar la explicación que le dio Alex Pabón Colón sobre por qué asesinó al empresario canadiense Adam Anhang el 22 de septiembre de 2005.

Osterman declaró hoy en la continuación del juicio federal por el asesinato de Anahang, en el que la Fiscalía imputa a la viuda del canadiense, Áurea Vázquez Rijos, de encabezar una conspiración para asesinar a su esposo.

Pabón Colón confesó al FBI en el 2008 haber sido el asesino de Anhang y que Vázquez Rijos lo contrató para cometer el crimen.

El testigo dijo que Pabón Colón lo llamó esa noche, después de salir de trabajar en el restaurante de un hotel en Isla Verde, para que lo recogiera.

Explicó que, luego, le instruyó que lo pasara por la esquina de la calle Luna con la calle San Justo, en el Viejo San Juan.

“Me dijo que me tenía que contar algo y que condujera”, agregó Osterman, luego de que el juez Daniel Domínguez permitiera que el testigo hablara de la confesión de Pabón Colón tras discutirlo con las partes en la sala.

“Me dice que hizo un trabajo, que había matado una persona”, manifestó Osterman, quien relató que pasaron por la escena del crimen y pudieron ver el cuerpo de Anhang en la calle.

“(Pabón Colón) quería ver que la persona que había asesinado estaba fallecida… que estuviera muerta”, agregó. “Me dijo que no esperó para asegurarse que la persona estaba muerta”, agregó.

Indicó que posteriormente fueron al área del Morro, donde continuaron la conversación.

“Me dijo que era un trabajo. Estaba bien emocionado que iba a ser rico… que le pagaron para que pareciera un asalto”, abundó.

Previamente, había indicado que había visto a Pabón Colón cobrar dinero de Vázquez Rijos por la venta de marihuana en el Pink Skirt, que era de la esposa de Anhang.

También mencionó que fueron a ese negocio el día antes del asesinato, donde Pabón Colón habló con Vázquez Rijos y que se quedó en el lugar después de que él se fue.

Posteriormente, en su testimonio, Osterman sostuvo que Pabón Colón le explicó días después los detalles del acuerdo para asesinar a Anhang.

“(Pabón Colón) me explicó que la persona que lo contrató fue la dueña del Pink Skirt”, o sea Vázquez Rijos, comentó Osterman, quien firmó un acuerdo de inmunidad con las autoridades federales y estatales en el 2008.

“Tenía que parecer como un asalto”, añadió.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, Vázquez Rijos se reunió el día antes del asesinato con Pabón Colón para coordinar el asesinato de Anhang.

Una testigo alega que vio al asesino confeso cenando con Áurea

La primera testigo del día, por otro lado, dijo que Vázquez Rijos conocía a Pabón Colón desde antes del asesinato del empresario canadiense.

Su nombre es Edna Sánchez, quien se identificó como una de las personas a cargo del negocio de Vázquez Rijos llamado Pink Skirt, en el Viejo San Juan.

Cuando se le mostró una foto en la sala, Sánchez identificó a Pabón Colón, quien en el 2008 confesó al FBI haber asesinado a Anhang y alegó que Vázquez Rijos lo contrató para cometer el crimen.

Declaró que sabía quién era Pabón Colón, pero solo por su primer nombre, pues era alguien que frecuentaba ese negocio, así como otros en el Viejo San Juan y se le veía caminando por las calles del área.

“¿Lo vio con Áurea Vázquez Rijos en el Pink Skirt?”, le preguntó el fiscal federal José Ruiz.

“Sí”, contestó Sánchez.

Testificó que al llegar para comenzar su turno de trabajo en la tarde, veía a Pabón Colón en el Pink Skirt.

“A veces con Áurea, a veces con Marcia (hermana de Áurea)", testificó Sánchez.

Contó que vio a Vázquez Rijos cenando con Pabón Colón y también atendiendo a otras personas que llegaban al establecimiento.

Es la primera vez que alguien vincula directamente a Vázquez Rijos con Pabón Colón, previo al asesinato de Anhang. La teoría de la fiscalía es que Vázquez Rijos conspiró con Pabón Colón para el crimen.

A preguntas de Ruiz, Sánchez indicó que tras el asesinato, nunca volvió a ver a Pabón Colón en el negocio.

El fiscal también, con sus preguntas, la llevó a hablar de que al día siguiente de la muerte del canadiense encontraron una maleta en el negocio con saxofón adentro.

No se le preguntó más al respecto.

Luego, al ser cuestionada por la abogada de Vázquez Rijos, Lydia Lizarríbar, dijo que visitó a la viuda en su casa, después de que le dieron de alta del hospital.

Precisó que la vio acostada en la cama y contestó que “tal vez” le declaró al oficial del FBI, que la entrevistó tiempo después, que la acusada no podía caminar en aquel momento.

Esta línea de preguntas coincide con la impresión que Lizarríbar trató de llevar al jurado sobre que la condición médica de Vázquez Rijos le impedía acudir a las citaciones que le hizo la Policía después del asesinato de su esposo.

El juicio contra Vázquez Rijos, acusada de conspiración para asesinar a su esposo junto a su hermana Marcia y su excuñado José Ferrer Sosa, se está viendo en el Tribunal Federal en Viejo San Juan.


💬Ver 0 comentarios