La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, no reaccionó de inmediato a esta demanda radicada por López Mieres ante el Tribunal federal de Distrito el pasado martes en la noche. (GFR Media) (semisquare-x3)
La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, no reaccionó de inmediato a esta demanda radicada por López Mieres ante el Tribunal federal de Distrito el pasado martes en la noche. (GFR Media)

Por la supuesta excusa de que le había recomendado a una mujer con obesidad mórbida ir hasta el hipódromo en Canóvanas a hacerse un CT Scan para poderla operar, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, despidió en agosto del pasado año al que fuese el director médico de la sala de emergencias del Hospital Municipal, Adolfo Daniel López Mieres, explicó hoy el doctor.

Un año después, este despido desembocó en una nueva demanda contra el Municipio de San Juan y la alcaldesa -en su carácter personal- en la que se solicita $500,000 en compensación por los daños sufridos.

De inmediato, la alcaldesa de San Juan no reaccionó a esta demanda radicada por López Mieres ante el Tribunal federal de Distrito el pasado martes en la noche.

Su portavoz de prensa, Carmen Serrano, indicó en unas declaraciones escritas remitidas a endi.com que “la política pública del municipio de San Juan es que no hacemos comentarios sobre casos sometidos ante los tribunales o bajo investigación”.

Sin embargo, López Mieres relató su versión en una entrevista telefónica con este medio.

El galeno expuso que el día en que fue despedido había acudido ante el director ejecutivo del hospital, del cual no proveyó el nombre, para reprochar que se destituyera a un exdirector médico por unas supuestas alegaciones de robo. Dijo que su malestar era que su compañero padecía de una enfermedad terminal y nunca le dieron oportunidad a defenderse.

“Yo voy y protesto en el hospital y le comunico al director ejecutivo la insatisfacción de la facultad médica”, sentenció.

El médico señaló que, poco después de haber hecho la crítica, la alcaldesa lo llamó a su unidad móvil para discutir una recomendación médica que le dio a una paciente que pesaba 650 libras en enero de 2017. Comentó que, en medio de la conversación, la ejecutiva municipal “me botó por teléfono y luego me lo confirmó por mensaje de texto”.

Esta conversación telefónica entre López Mieres y Cruz ocurrió el 21 de agosto de 2017 a eso de las 10:00 p.m., según la demanda federal en la que se reclama violación a los derechos civiles, daños a la reputación como profesional y difamación.

La excusa que pone la alcaldesa es por una paciente que yo había visto siete meses antes. Ella nunca me dice el nombre de la persona. Me dice que si yo le había dicho (a la paciente) que, por su obesidad mórbida, le había sugerido hacerle un estudio fuera del hospital, en el hipódromo”, planteó.

López Mieres aceptó que le recomendó a una paciente que pesaba 650 libras el traslado a este centro de carreras de caballo, ya que en el Hospital Municipal y en todo el complejo del Centro Médico de Río Piedras el peso máximo para hacer un CT Scan es de 350 libras. Planteó que la sugerencia se le hizo ante un examinador médico y que supuestamente le presentó evidencia a la mujer de la necesidad de hacerle el CT Scan.

La sugerencia de López Mieres para usar el equipo del hipódromo surge porque conocía de esa maquina y su capacidad.

“Para poder establecer lo que tiene, necesitas un estudio de imagen. Así, el cirujano planifica la cirugía disminuyendo las complicaciones y el tiempo de cirugía”, comentó el galeno.

Tiempo después, se consiguió un lugar en San Patricio que contaba con el equipo y fue allí donde se realizó el estudio.

Alegó que estos pasos ocurrieron mucho antes de la conversación que sostuvo con la alcaldesa.

Pese a que creía que la situación estaba resuelta, López Mieres informó que el reclamo de Cruz Soto le hizo pensar en que debía renunciar.

“Yo dije: ‘Bien, simple, yo renuncio y me voy’, y la alcaldesa explota y me dice: ‘Usted no renuncia, yo lo boto’”, recordó.

Añadió que “me pide que abandone inmediatamente el hospital, a lo cual me niego. Yo le dije que estaba en medio de un turno en una sala de urgencia y no es profesional que uno abandone un turno sin antes acabarlo. Me quedo en contra de las instrucciones de la alcaldesa, acabo mi turno y entrego a los pacientes y ahí acabó mi carrera de 19 años en el hospital”.  

López Mieres, quien ahora trabaja en la sala de emergencias del Centro Médico de Río Piedras, dijo que en un principio no quería demandar a Cruz Soto por lo acontecido. Comentó que pensó en perdonarla.

Pero cuando uno reflexiona y piensa en todo lo que ha pasado y recuerda a todas personas a la que esta política le ha hecho daño, tú llegas a la conclusión de que tienes que echar para adelantar. Uno no puede ser compasivo ante la injusticia. Pasar con ficha no sería lo correcto”, afirmó el galeno.  

Explicó que en la demanda pide una suma de $500,000 para resarcir los daños, pero que ese dinero no le interesa.

“Entré en este proceso legal buscando, primero, mi buen nombre; segundo, que esta alcaldesa entienda que esto no es Cuba, no es Venezuela y estamos en un sistema donde se sigue unos procesos. Tú no puedes arbitrariamente suspender, botar a una persona caprichosamente”, expresó.  

Finalmente, López Mieres opinó que Cruz Soto se ha comportado en su contra como una “déspota”.

“Elijo la palabra déspota, porque si uno la mira en el diccionario tiene dos significados. El primero es aquel que se cree por encima de la ley y el segundo aquella persona con posición de poder que maltrata a sus empleados”, afirmó, al alegar que no sabe si la definición la obtuvo de la Real Academia Española (RAE) o de Wikipedia.

Según la RAE, la definición de déspotaes la siguiente: “soberano que gobierna sin sujeción a ley alguna; persona que trata con dureza a sus subordinados y abusa de su poder o autoridad; hombre que ejercía mando supremo en algunos pueblos antiguos”.

Hasta el momento, este caso civil, radicado por el abogado Francisco López Romo, no tiene una fecha de señalamiento.


💬Ver 0 comentarios