Alexandra Vega

Buscapie

Por Alexandra Vega
💬

Amarga dulzura

El historiador israelí Yuval Noah Harari señala en su libro 21 lecciones para el siglo XXI que actualmente más personas mueren por comer excesivamente que por hambre. 

Es un dato positivo y a su vez, perturbador.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, en Estados Unidos alrededor de un 40% de los adultos son obesos. En Puerto Rico, un 35%.

A pesar de los esfuerzos para educar al público sobre sus consecuencias destructivas, la obesidad sigue aumentando.

The New England Journal of Medicine indicó en diciembre pasado que para el 2030, la mitad de la población norteamericana será obesa. Un 24% será gravemente obesa.

La prevalencia de la comida chatarra (junk food) y de los alimentos altos en azúcar contribuyen a esta tendencia. Según estudios científicos, el azúcar transforma la química del cerebro, produciendo un sentido momentáneo de bienestar. Su efecto es similar al de ciertas drogas adictivas. Para algunos, el consumo de azúcar provoca la compulsión de comer más y, en ciertos casos, se puede desarrollar una adicción. 

Esto explica por qué, para muchas personas, una dieta no es suficiente.

Esta semana, la Asociación Nacional de Desórdenes Alimenticios (NEDA, por su sigla en inglés) celebra su campaña anual para concienciar a la comunidad acerca de los trastornos alimenticios. Es una oportunidad para superar prejuicios y considerar nuevas estrategias. Como parte de los esfuerzos por cuidar la salud de la población, vale la pena explorar nuevas opciones para enfrentar el reto de la obesidad. 

NEDA lleva un mensaje de esperanza. Invita al público a conocer los diversos trastornos y sus manifestaciones. Enfatiza que cada cuerpo, cada historial, merece ser aceptado como es y que esta aceptación es un paso importante hacia la sanación. Propone que, para muchas personas, mejorar la alimentación requiere más que una dieta. 

Requiere una comunidad. 

Ojalá que su mensaje sea acogido y que provoque transformaciones que eviten que las tétricas predicciones para el 2030 se hagan realidad. 




Otras columnas de Alexandra Vega

sábado, 4 de julio de 2020

George Floyd: palabras inolvidables

Alexandra Vega comenta cómo el asesinato de George Floyd creó conciencia en una familia sobre el problema del racismo

viernes, 1 de mayo de 2020

Basuarte: hacer arte de la basura

Los basuartistas son magos de la transformación. Es un arte que vale la pena aprender, escribe Alexandra Vega

domingo, 5 de abril de 2020

¡Cállate!

En tiempos turbulentos como estos, escuchar es un arte. Y como todo arte, requiere esfuerzo consciente, y práctica., escribe Alexandra Vega

lunes, 3 de febrero de 2020

La pasión por la verdad

En tiempos de “fake news” y ataques a reporteros, el mensaje que transmite el periodista David Begnaud es vital, dice Alexandra Vega