Miguel Cotto

LLEVA TATUADO EL ÉXITO

Púgil, con cualidad contraria a lenguaraz, orgullo de un país. Miguel Cotto es conocido por alzar la bandera puertorriqueña, la monoestrellada, un puño a la vez. El cagüeño es más de una cosa. Entre tantas, es campeón de las 140 libras, de las 147, de las 154, de las 160, también olímpico. Es el rostro parco ante las derrotas y la sonrisa tímida en las victorias. Fuera del ring es papá, de seguro su más preciado cetro. Cotto, además, es empresario, promotor, un gestor con infinitas metas. El reciente triunfo ante Yoshihiro Kamegai es solo un tatuaje más en su cuerpo —cuerpo del éxito. Ilustración de Miguel Bayón.