Edwin Sierra González

Buscapié

Por Edwin Sierra González
Esperpento

Esperpento

Edwin Sierra González reclama reflexión y honestidad como país para combatir la situación colonial que ha imperado por 120 años

Prioridades del Estado

Prioridades del Estado

El educador Edwin Sierra González cataloga de insensible el uso de dineros en salarios altos

Diálogo

Diálogo

El historiador Edwin Sierra González plantea que vivimos en un país donde no fluye el intercambio de ideas y sí la imposición de opiniones

Derogando la Ley 80

Derogando la Ley 80

Edwin Sierra cuestiona las prioridades de derogación en el gobierno, que se centran al presente en la Ley 80, y pregunta ¿por qué no se derogan los contratos legislativos, las escoltas de ex funcionarios?, entre otros gastos no apremiantes como los necesarios para mejorar la salud y la educación

Espejos

Espejos

Edwin Sierra argumenta sobre la importancia de detenernos y mirarnos en nuestro propio espejo al comentar tres filmes puertorriqueños de temática diversa recién estrenados en las salas de cine del país

La masacre educativa

La masacre educativa

Edwin Sierra González expone reparos en torno a la reforma educativa y reclama un currículo innovador con la enseñanza de distintos idiomas y otras medidas para desalentar la deserción

¿Valores?

¿Valores?

Edwin Sierra González cita contradicciones del Departamento de Educación ante la inversión de $17 millones para la enseñanza de valores

Privatizar

Privatizar

El historiador Edwin Sierra González analiza el afán privatizador del gobierno y comenta experiencias sobre esas iniciativas en España, donde el saldo no resultó beneficioso para los ciudadanos, que ahora pagan tarifas más altas por el servicio de energía eléctrica

Puerto Rico déjà vu

Puerto Rico déjà vu

El historiador Edwin Sierra González expresa que el despilfarro continúa en Puerto Rico

¡Qué Pantaletas!

¡Qué Pantaletas!

Edwin Rivera Sierra comenta sobre la producción “Las pantaletas de guayaba”, propuesta teatral que lanza a confrontarnos en quiénes nos hemos convertido en medio de la vorágine social