Ángel Ortiz Guzmán

Tribuna Invitada

Por Ángel Ortiz Guzmán
💬 0

10 puntos que Héctor Ferrer debe aclarar

El 25 de julio pasado, Héctor Ferrer propuso diez principios fundamentales para la creación de un Nuevo Estado Libre Asociado, de un nuevo Pacto Autonomista. Estos son:

(1) Un nuevo ELA que deje meridianamente claro que el poder político emana del pueblo mismo en una relación bilateral de respeto y amistad con los Estados Unidos. La primera pregunta que Héctor debe contestar es si su ELA será no colonial y no territorial.

(2) Que nuestra relación garantice la ciudadanía americana por nacimiento de la misma forma en que existe al presente y no esté sujeta a una interpretación legal o una negociación. Ferrer debe aclarar si favorece o no el reconocimiento internacional de nuestra ciudadanía puertorriqueña.

(3) Que se proteja nuestra identidad cultural, nuestro idioma e historia como una nación latinoamericana y caribeña. Que quede claro que somos puertorriqueños. Los soberanistas creemos que la mejor protección para nuestra identidad nacional es la soberanía.

(4) Que se conserve nuestra autonomía fiscal y política dentro de una relación de asociación política y no de subordinación. Ferrer debe escoger entre autonomía o asociación, ya que no son lo mismo. La asociación es una relación entre dos naciones iguales y ninguna sometida a la otra. La autonomía es una relación política dentro de otra nación de ahí que continúe estando subordinada al gobierno federal.

(5) Que conserve nuestra autonomía olímpica. Los soberanistas no tenemos problema. La libre asociación reconoce la soberanía olímpica.

(6) Que Puerto Rico pueda insertarse en aquellas iniciativas que, por virtud de nuestra autonomía fiscal, procuren el desarrollo económico, la creación de empleos y la consecución de un modelo de incentivos adaptados a las necesidades de Puerto Rico. Como la sección 245ª que propuse en la pasada campaña y la eliminación de las leyes de cabotaje marítimo y aéreo. Aquí es donde se destapa el carácter territorial de la propuesta de Ferrer, ya que sería el Congreso de los Estados Unidos quien decida que incentivos económicos aplicarían a Puerto Rico bajo la Cláusula Territorial.

(7) Que Puerto Rico pueda ampliar su participación internacional en aquellos foros que propendan la búsqueda de soluciones a retos económicos, sociales, educativos, científicos, ambientales, fiscales y culturales, entre otros, y que nos ayuden a crear un mejor país. El Partido Popular Democrático debe reconocer que el mundo ha cambiado y las relaciones internacionales son completamente distintas a cuando se creó el ELA. Puerto Rico tiene el derecho de ocupar el lugar que le corresponde en el concierto de naciones en todas las organizaciones internacionales y regionales que los puertorriqueños decidamos.

(8) Que el nuevo ELA pueda concretar acuerdos de naturaleza comercial y contributiva que incentiven la creación de empleos y el desarrollo económico. Esta propuesta ha sido un reclamo tanto de autonomistas como soberanistas.

(9) Que el nuevo convenio deje sin efecto la sección 9 de la Ley de Relaciones Federales, de forma que el Congreso no tenga la autoridad de imponer una Junta de Control Fiscal. Para esto el Congreso tendría que disponer del territorio de Puerto Rico y reconocer su soberanía.

(10) Por último, propone el reconocimiento internacional, basado en los principios y parámetros de la Resolución de las Naciones Unidas 2625 del 24 de octubre de 1970, que establece cuatro alternativas válidas para la autodeterminación de los pueblos. La Resolución 2625 es una declaración sobre las relaciones de amistad y de cooperación entre los estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas. Esta Resolución no es el marco legal para la descolonización de un pueblo, ni para que se reconozca que ha alcanzado la plenitud de gobierno propio. En todo caso, las cuatro opciones mencionadas en la resolución tienen que estar basadas en el reconocimiento de la soberanía del pueblo. 

💬Ver 0 comentarios