Kenneth Concepción Camacho

Tribuna Invitada

Por Kenneth Concepción Camacho
💬 0

20 estudiantes por salón

Es un hecho que para el 2020 la cantidad de estudiantes del sistema público de enseñanza habrá disminuido en cantidades de miles. Así lo demuestra los datos proyectados por el Western Interstate Comission for Higher Eduacation (WICHE) los cuales plantean que para el 2020 el número de estudiantes graduados de escuela superior en el sistema público de Puerto Rico estará por debajo de los 20,000 estudiantes y para el 2028 será menor de 15,000.

Datos del The Boston Consulting Group, apuntan a que la matrícula estudiantil ha bajado en 42% desde 1980, y se espera una caída adicional de 22% para el 2020. Esto dejaría al sistema público de enseñanza con solo 300,000 estudiantes o menos de dicha cantidad. Como respuesta a esto el gobierno de Puerto Rico desde el pasado cuatrenio ha comenzado la consolidación de escuelas. Al consolidar escuelas se movilizan maestros por lo que esos maestros ahora darán el pan de la enseñanza en la escuela que recibe a la escuela consolidada. O en los peores casos dichos maestros no se encontrarán en la lista de maestros del Departamento de Educación luego de la consolidación.  Si tenemos la misma cantidad de maestros, pero menos estudiantes, podemos realizar una transformación en nuestro sistema público de enseñanza que se enfoque tanto en el estudiante como en el maestro. Es de esta forma que se puede establecer grupos de 20 estudiantes máximo por salón.

Según una noticia publicada por este periódico el pasado 3 de agosto de 2017 “La secretaria del Departamento de Educación, Julia Keleher, estimó en cerca de 50,000 la reducción de estudiantes matriculados en las escuelas públicas del país. Según la funcionaria, el pasado año académico concluyó con 357,000 alumnos registrados. Sin embargo, actualmente, la matrícula se encuentra en 302,569.” La realidad es que estos números continuarán en descenso como se ha expuesto en los párrafos anteriores.

Por otro lado, la carga administrativa de un maestro es demasiada alta por lo que el colocar un tope de 20 estudiantes por salón ayudará al maestro a establecer un mejor balance entre la enseñanza y las tareas administrativas. Incluso con un máximo de 20 estudiantes por salón se puede mejorar el rendimiento y el aprovechamiento académico de los mismos alumnos.

Es prácticamente complicado, por no utilizar la palabra imposible, tratar de educar a 35 estudiantes al mismo tiempo en una sola hora. Todos ellos con capacidades de educación distintas. En un salón de clase puedes encontrar quince estudiantes de Educación Especial, 10 con capacidad de aprendizaje por encima de lo normal y otros 10 con capacidad de aprendizaje a ritmo normal. Esto sin contar los estudiantes que desvían la atención de la clase o los estudiantes que no siguen las normas establecidas en el salón. 

Llegó el momento de cambiar nuestro sistema, he aquí una solución, 20 estudiantes por salón. En Florida ya se está tratando de impulsar una ley parecida, solo que allá proponen 22. 

Otras columnas de Kenneth Concepción Camacho

lunes, 31 de julio de 2017

Crece la batalla de Guaynabo

El estudiante universitario Kenneth Concepción expresa que quien gane la alcaldía tiene que llevar un agenda completa para liderar un municipio de tal magnitud

💬Ver 0 comentarios