Ariel Orama López

Buscapié

Por Ariel Orama López
💬 0

#4645

4,645 vidas. Harvard, moda, modal y punto cero. Ni yacen desaparecidas por el esperado rapto de “Left Behind” o por la desintegración masiva en el “post mortem” de Avengers.

4,645 almas que sucumbieron ante una tierra que tembló varias veces y pocos lo sintieron. 4,645 multiplicado exponencialmente por el número de familiares que siguen bajo los estragos continuos de un temporal de riegos tras riesgos. Cables, postes, agua contaminada, autoestimas laceradas y estiércol.

4,645 veces o más fue compartida la página de la profecía del 2016 sobre cataclismo tsunámico para Puerto Rico. Y algunos parecen haber olvidado las lecciones numéricas de María. Porque sea castigo o azar matemático, de cada lección colectiva se aprenden principios o distinciones de hierro.

Aún elegimos hacerle la vida de cuadritos al compañero de trabajo que brilla o al vecino de familia ejemplar. Continuamos cizañando “x” veces en las redes, nos caiga bien o no -manda el colectivo- al objeto de burlas de turno. Seguimos premiando la mediocridad y dando por sentadas las funciones que suman de aquel cuya labor dignifica.

De una columna del nuevo filme de Derbez, tuve que reducir mis palabras a este número impertinente. Ese que retumba más que Catrina o el estruendoso 911.

Y es que hasta sin aludir, el ingenio de Derbez resulta aludido: ¿qué harían los mexicanos para ser escuchados como tales -sin representar a otro país en sus filmes, al poner su bandera y efervescencia primero, defendiéndose como águilas de un mismo nido, siendo auténticos- para enfrentar una situación como la del #4,645 a casi un parto de María? ¿Cuántos muros simbólicos de ineficiencia merecen ser tumbados desde el centro? ¿Cuántas voces tienen que unirse para comenzar a reconstruir un país, sin paranoias políticas, repartición de poderes o delirios de grandeza alias egos?

Busquemos la calculadora de nuevo. Ni con promesas absurdas de sumas de aquí a cinco años, ni negativas del “hubiese sido bueno”...

Sin algoritmos, ni proyecciones baratas. Desde cero.

Otras columnas de Ariel Orama López

💬Ver 0 comentarios