Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Abanico de opciones en el PPD

El Partido Popular Democrático (PPD) tiene ante sí un abanico de colores a la hora de escoger quién será su portaestandarte en las elecciones generales de 2020.

Los seis precandidatos representan una diversidad de posturas en torno a los asuntos que atañen tanto al partido como al país y, si juzgamos por el número de aspirantes, tenemos que presumir que hay para todos los gustos, desde la derecha hasta la izquierda, pasando por el centro.

Un vistazo a los aspirantes, a los que se les había prestado poca atención hasta que la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, anunció el 22 de marzo que buscaría la candidatura a la gobernación por el PPD, ofrece poca luz sobre cuál de ellos prevalecerá en primarias, las primeras que ese partido realizará para esa posición bajo la supervisión de la Comisión Estatal de Elecciones.

Antes de que Cruz entrara a la contienda, los precandidatos con mayores posibilidades parecían ser el senador Eduardo Bhatia y el exsenador Roberto Prats, a quienes se les ubica entre el centro-derecha y la derecha del PPD.

Bhatia, quien presidió el Senado el cuatrienio pasado, ha propulsado una reforma energética que encamina a la Autoridad de Energía Eléctrica hacia la privatización.

Prats es visto como el más conservador de los precandidatos y ha sido, además, el único que no ocultó su descontento con la entrada de Cruz a la contienda, llegando a decir que la alcaldesa no podría derrotar al actual gobernador Ricardo Rosselló Nevares, quien se propone buscar la reelección.

Los otros precandidatos, el alcalde Josian Santiago de Comerío; su colega Carlos Delgado, de Isabela, considerados liberales, y el exsecretario de Hacienda, Juan Zaragoza, parecen tener menos probabilidades de prevalecer en una primaria y algunos analistas piensan que los dos alcaldes se retirarían antes de enfrentarse a Cruz.

Zaragoza, el aspirante de menor experiencia política y visto como un candidato de centro, tiene un factor de peso en su contra y es su paso por el Departamento de Hacienda.

En 1968, otro exsecretario de Hacienda, Jorge Font Saldaña, perdió frente a Carlos Romero Barceló su intento por convertirse en alcalde de San Juan. Aunque representaba a un PPD fracturado por la salida de Roberto Sánchez Vilella de esa colectividad política, lo cierto es que su pasado como recaudador de impuestos –la función primaria del secretario de Hacienda—pesó más en el ánimo de los electores que su reconocida honestidad personal y profesional.

Así las cosas, todo indicaría que la primaria se realizaría entre Cruz, Bhatia y Prats, representando la primera al ala más liberal del PPD y con mayores posibilidades de atraer a votantes independientes. Bhatia se ubicaría en el centro y Prats se identificaría con el ala más conservadora.

Curiosamente, los tres precandidatos pueden presumir de tener buenos aliados en Washington, Bhatia y Prats por cargos que ocuparon en el pasado y Cruz porsu prominencia en los medios estadounidenses tras el huracán María.

Prats se postuló en 2004 al cargo de comisionado residente en Washington y perdió frente al penepé Luis Fortuño. Posteriormente se convirtió en presidente del Partido Demócrata de Estados Unidos en Puerto Rico, cargo que ya no ostenta.

Bhatia fue candidato a alcalde de San Juan en el 2000 y perdió frente al penepé Jorge Santini. El cuatrienio siguiente dirigió la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Washington.

Cruz, reelegida alcaldesa en 2016, asumió un rol protagónico en el reclamo de ayuda federal tras la devastación provocada en 2017 por María y sus choques en Twitter con el presidente Donald Trump la convirtieron en figura popular en importantes medios de prensa de Estados Unidos. Recientemente asumió una posición de liderato en la nueva campaña del senador Bernie Sanders en busca de la candidatura presidencial demócrata para 2020.

Si madura como pinta y estos tres aspirantes se enfrentan en una primaria, los ojos de Washington estarán atentos al desarrollo de sus campañas y los electores populares tendrán que escoger entre tres visiones diferentes y definidas para noviembre del año que viene.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

viernes, 16 de agosto de 2019

¿Quo vadis, Wanda?

La gobernadora Wanda Vázquez debe comenzar de inmediato a mover fichas para enderezar los entuertos de la administración de Ricardo Rosselló

miércoles, 7 de agosto de 2019

La renuncia envenenada de Rosselló

Irene Garzón Fernández expresa que Rosselló, al aplazar hasta dos días antes el anuncio de su selección de Pedro Pierluisi, promovió el caos

viernes, 2 de agosto de 2019

De regreso al futuro en Puerto Rico

Irene Garzón Fernández expresa que Thomas Rivera Schatz alarga innecesariamente la crisis institucional que vive el país

💬Ver 0 comentarios