Enrique "Kike" Cruz

¡Juzgue usted!

Por Enrique "Kike" Cruz
💬 0

Abel (Nazario) y Caín

El senador del PNP Abel Nazario anunció que no va a retar la decisión del partido de que no podrá volver a correr para el Senado bajo esa insignia.

Al momento que se le notificó sobre el comienzo del proceso de expulsión del Senado, lo primero que hizo Abel fue amenazar con escribir un libro y con crear un “organigrama” de todos los familiares que trabajan en el gobierno o que tienen contratos en él; en fin, decir todo lo que sabe de todos los que saben.

De allá para acá el tono ha ido bajando y ahora, al saber la decisión del PNP de no dejarlo correr bajo su insignia, ha anunciado que correrá como independiente.

El descontento y la desilusión en sus palabras son claramente palpables cuando toca este tema.

De origen humilde, Abel -quien cuando se enfrentó a las primeras acusaciones todos pensábamos que iba a salir bien- hoy es otra persona, al estar envuelto en un segundo arresto con acusaciones y testigos mucho más fuertes contra él que en la primera ocasión.

El segundo caso contra Abel es más completo, más fuerte, más contundente.

Los federales tienen dos maneras de hacerte pagar: 1) acusándote, arrestándote y procesándote; y 2) destruyendo tu reputación, tu vida y tus medios de sustento al filtrar que eres sospechoso o te están investigando.

En el segundo caso de Abel, los federales sabían que de haber hecho una enmienda al pliego acusatorio, él muy bien podía quedarse en su puesto y correr para un segundo término en el Senado por el PNP. 

Pero también sabían que si lo arrestaban y lo llevaban ante un magistrado federal por una segunda acusación, la presión de expulsión en el PNP o cualquier partido iba a ser más fuerte, y se fueron por esa ruta.

En Puerto Rico somos muy “flexibles” con dejarlos en sus puestos cuando se dan acusaciones federales y estatales. 

Los políticos han cogido la costumbre de que les protege la “presunción de inocencia” cuando los acusan y que por eso no deben renunciar.

En mi libro la “presunción de inocencia” es para cualquier ciudadano particular, pero no para un funcionario electo.

Funcionario electo acusado por los federales o estatales en mi libro viola automáticamente la confianza que el pueblo le dio con su voto y por ende tiene que renunciar.

Tanto el PNP como el PPD han sido blandengues en el pasado, pero ya se han dado cuenta de que la corrupción es un tema que está en las mentes de todos y que hay cero tolerancia por parte del pueblo.

Los procesos de no permitir que Abel Nazario corra a mi parecer son producto del Verano 2019 y del reconocimiento que la corrupción es rampante e institucional en el gobierno de Puerto Rico.

De igual manera, veo esto como la excepción y no la norma a futuro, porque como dije anteriormente los partidos han sido flojos en mantener la corrupción fuera de sus funcionarios electos y no electos.

El Caín de Abel en esta fueron los federales y no su partido, aunque unos se crean lo contrario. 

¡Juzgue usted!

Otras columnas de Enrique "Kike" Cruz

miércoles, 11 de diciembre de 2019

¿Alguien quiere correr con Aníbal?

Si Aníbal termina siendo el candidato, los temas de la corrupción quedarán nulos en la discusión electoral del 2020, según Enrique “Kike” Cruz

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Ricky y Bea, binomio electoral

Ricardo y Beatriz han retrasado su regreso a la Isla y a la política por la necesidad de gratificación inmediata. A escasamente 131 días de haber renunciado el plan falló, dice Enrique “Kike” Cruz

martes, 10 de diciembre de 2019

El pecado de Sánchez Acosta

El pecado no creo que sea por lo que ha dicho José Sánchez Acosta, pero más por haber apoyado a Cidre en el 2016, dice Enrique “Kike” Cruz

💬Ver 0 comentarios