Eduardo Villanueva

Tribuna Invitada

Por Eduardo Villanueva
💬 0

Abrazo a mi patria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, notificó que va a excarcelar a un hombre que ofrendó su vida y su libertad por la de Puerto Rico.

Nuestro pueblo le agradece a Obama que haya escuchado el reclamo de libertad en nuestra nación puertorriqueña, aquí y en la diáspora. En mayo de 2017, Oscar López va a salir de la cárcel que trató de anular y reprimir sus ideales de libertad para su pueblo. No es posible hacerlo.

Muchas lecciones surgen de este momento histórico. Una de ellas es la fe que hay que tener en el valor inconmensurable que hay en la posibilidad de vencer cuando se defiende una causa justa. Dos, que las luchas basadas en principios éticos y valores son invencibles. Tres, que el imperio más poderoso del mudo no puede vencer, ni aun con la fuerza de las armas más letales, el anhelo de justicia y de libertad de un pueblo.

Esos son los ideales que llevaron a Oscar López a la cárcel , que lo sostuvieron en resistencia y lucha, incluso en los instantes de aislamiento, del dolor de estar apartado de su familia y de los seres amados. De la patria que él vivía, día a día, en la nostalgia de sus momentos de soledad, pensando en sus olores y sus sabores.

El momento es de profunda reflexión, para saber que el ser humano, movido por ideales trascendentes, igual que las naciones, puede coronar su vida con un acto sublime y demostrar que la justicia y la libertad son valores inmanentes, por los cuales vale la pena luchar y dar la vida.

No dan las páginas de este diario, ni las entrevistas para agradecer profundamente a todos los que ayudaron a alcanzar el triunfo de Oscar sobre sus carceleros y sobre los que trataron de apagar sus ideales de libertad y de justicia social para su pueblo. Expresamos profundo agradecimiento para los que se unieron a esta causa sin que necesariamente compartieran los ideales de Oscar y los métodos que en determinado momento histórico hicieron necesaria su lucha de resistencia en defensa de los intereses de la nación puertorriqueña.

No hay mayor amor que el que se demuestra para los que piensan distinto a nosotros. Somos en función de los demás, eso es el Ubuntu que llamaba Mandela. Es el amor hacia los que coinciden y hacia los que difieren, comprendiendo que se puede llegar por caminos distintos a fines comunes, sin que otra nación o país signe nuestro rumbo. Agradecemos a todo el pueblo independentista que reconoció en Oscar un símbolo de resistencia, de valor y sacrificio, como decía Don Pedro. A los autonomistas y Estadistas que, sobre las diferencias, vieron en Oscar alguien con quien era un imperativo ético demostrar sentimientos de amor y compasión. La unidad en la diferencia de esos sectores diversos, venció sobre los mercaderes del miedo y del odio irracional hacia el que piensa distinto, para ellos y para mi pueblo y nuestro compromiso de lucha eterna.

Otras columnas de Eduardo Villanueva

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Alex Cora: crónica de una injusticia

El abogado Eduardo Villanueva opina que Cora y Carlos Delgado habrían sido víctimas del discrimen en el deporte en Estados Unidos

martes, 4 de septiembre de 2018

De hostias y servicios

El abogado Eduardo Villanueva analiza las circunstancias que median en el pleito de las pensiones en la Iglesia Católica

💬Ver 0 comentarios