Silverio Pérez

Punto de vista

Por Silverio Pérez
💬 0

Abril de los inocentes

Gracias a que somos colonia por partida doble tenemos doble celebración del Día de los Inocentes, una el 28 de diciembre y otra el 1 de abril. Ciento noventaiún mil ochocientos ochenta y cinco días de dominio colonial pesan, y si además de eso en nuestro escudo hay un inocente cordero, es muy probable que la inocencia sea ya una característica de nuestro carácter.

La noche del 1 de abril estaba yo entre aprehensivo y emocionado disfrutando de la premier de la película Breakthrough, donde ocurre un milagro, cuando Sunshine Logroño, que de las décadas que lo conozco nunca le he visto un ápice de religioso, me dio un leve codazo y dijo con solemnidad: los milagros existen. Lo miré asombrado pues no pensé que la película había penetrado tan profundamente en su caparazón. Entonces me enseñó una notificación que había recibido en su celular con la noticia de que Julia Keleher y Héctor Pesquera habían renunciado, casi a la misma vez, como un dúo operático que se despide de los escenarios con un aria melodramática. De inmediato le susurré: hoy es día de los inocentes, te han cogido de bobo. El bobo resulté ser yo: era cierto.

Al otro día me percaté que los protagonistas del aria melodramática de la noche anterior pensaban que el pueblo es bobo y que no se percataría de las cortinas de humo que rodeaban ambas renuncias. A uno lo había sentenciado como ineficiente e intratable la Junta de Control Fiscal; a la otra se le hacía ya insostenible ocultar que era objeto de varias pesquisas que alimentaban las razones por las que el presidente Donald Trump se reitera a la menor provocación, -y el ofrecimiento de un puño en la boca no es poca cosa- en el carácter corrupto e irresponsable de los políticos puertorriqueños.

Mientras crecía en intensidad el drama de doña Julia, la que optó generosamente por no cobrar por su posición como secretaria de Educación, y algunos inocentes se lo creyeron, me tocó responder a una petición de unos maestros para ir a dar una charla de motivación a su escuela. Acudo con entusiasmo a estos llamados en aras de devolver lo que la educación pública gratuita me dio desde niño. Tan pronto entré a la escuela comencé a sentir una pesadumbre en mi espíritu provocada por pasillos lúgubres y oscuros, paredes sin pintura y descascaradas, pisos que clamaban por una pulidora, y rostros de jóvenes que en su subconsciente tal vez quedaría impresa la pregunta, o la afirmación, de “esto es lo que yo me merezco”.

La charla fue en el salón que con su propio dinero y esfuerzo el maestro de drama había convertido en un rústico teatro. Me sobrepuse al desánimo y traté de que fuera el corazón, y no la mente, el que cargara mis palabras. Aquellos jóvenes inocentes, ajenos al drama que protagonizaba la responsable de la educación del país al son de un cuarto de millón de dólares al año por su asesoramiento, en el cual no parece estar incluido el crear un ambiente digno para que los estudiantes se eduquen, atendieronmis palabras y me demostraron, junto a los maestros y maestras que le acompañaban, que puede haber, por remota que se vea, una esperanza.

Salí de la escuela y el sonido de un dicho callejero atravesó los cristales de mi carro y se acomodó en mis oídos: el que se va pa’ Sevilla… Por Sevilla, la ciudad española de la región de dónde salieron los mal llamados descubridores, andaba inocentemente el gobernador Ricardo Rosselló promoviendo el turismo. Mientras andaba por Sevilla, perdió no una, sino dos sillas, de sus más defendidos miembros del gabinete. También, durante su ausencia, la administración Trump arreció en sus ataques a la mala administración del territorio. Y tal vez hasta Sevilla le llegó otro dicho de pueblo que ya ha comenzado a tomar fuerza al comparar la presente administración la de su padre: de tal palo tal astilla.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 10 de septiembre de 2019

Estar siempre presentes

Silverio Pérez alude al reto de la paternidad responsable y la necesidad de desligarnos del control de hábitos, emociones y costumbres nocivas que fomenta la economía de consumo en el mundo actual

viernes, 30 de agosto de 2019

¿Quién debe agradecerle a quién?

¿Cuánto se nos debe por las tierras utilizadas para bases militares luego abandonadas? ¿Cuánto por el daño de la decisión de eliminar las empresas 936? ¿Cuánto por usar a nuestras mujeres de conejillos de indias?

martes, 27 de agosto de 2019

De olvidos y desapegos

Silverio Pérez declara que la partidocracia en Puerto Rico apuesta al olvido de los electores

martes, 13 de agosto de 2019

Cuatro mujeres protagonistas

Silverio Pérez señaló que en esta la histórica en la que Puerto Rico dio un ejemplo al mundo de civismo y compromiso, que en la calle, en la creatividad y en la combatividad, las mujeres llevaron la voz cantante

💬Ver 0 comentarios