Arturo Estrella

Tribuna Invitada

Por Arturo Estrella
💬 0

Abróchense los cinturones en el 2019

Cuando llega el fin del año, uno tiende a pensar en una de dos cosas: lo que pasó en el año que termina o lo que se espera que traiga el año siguiente. En esta ocasión, propongo que hagamos un poco de las dos cosas desde el punto de vista económico. 

Los años recientes fueron un tanto explosivos para la economía local. El 2015 trajo confirmación de que la deuda gubernamental era impagable y el 2017 trajo a María. 

En contraste, el 2018 ha sido un año de recuperación. La flora ha reverdecido, se ha restaurado la mayor parte de la red de energía y las carreteras están más pasables. En la economía y finanzas hay muchos negocios nuevos o restaurados, la tasa de desempleo ha caído a niveles bajos históricos, han progresado las discusiones de reestructuración de la deuda y el gobierno ha podido mantener algún nivel de servicios, a la vez que reduce el déficit fiscal.

En general, el progreso económico exhibe cierto grado de inercia de movimiento y es razonable pensar que estas tendencias van a continuar en el año siguiente. Ahora bien, queda mucho por hacer y sería imprudente empezar el año sin ver venir fuertes vientos en contra, relacionados a factores como el comercio internacional, las finanzas públicas locales y federales y las disputas políticas que hoy día tienden a dominar casi todos los aspectos de la vida cotidiana. 

En el comercio internacional ha resurgido vigorosamente el proteccionismo, aumentando las barreras y la incertidumbre sobre las medidas y sus resultados. Estados Unidos se queja de China, México y Canadá, entre otros, y se lanzan amenazas y contrataques en todas direcciones. Lo triste es que al final de una guerra comercial nadie sale victorioso. Puerto Rico no es combatiente directo, pero tiene que pensar sobre cómo protegerse. 

Por ejemplo, el consenso es que sería beneficioso enmendar las leyes federales de cabotaje y el gobierno continúa pidiendo que se haga algo al respecto, pero hasta ahora esos llamados no han tenido buena recepción de parte de los que establecen esas políticas.

Las finanzas del gobierno local siguen flaqueando. Es difícil balancear el presupuesto con tantas necesidades: servicios básicos, recuperación de infraestructura, pago de deuda y beneficios de retiro a empleados gubernamentales. Se ha visto progreso, pero el camino sigue cuesta arriba y esto crea fricciones entre el gobierno local y la Junta Fiscal. 

Un problema adicional es que el gobierno federal también está pasando por un lío fiscal y no se pueden poner de acuerdo ni para que las agencias sigan funcionando sin interrupción. Si la muralla es más importante que los servicios de gobierno, ¿dónde queda la ayuda para la recuperación de la isla en la escala de prioridades federales? El prospecto no es muy halagador. 

Como si esto fuera poco, el comité de política monetaria del Sistema de Reserva Federal viene anunciando desde hace un tiempo que va a seguir apretando los tornillos. El informe más reciente de diciembre ofrece unas predicciones que entiendo que prácticamente garantizan una recesión en el año 2020. El comité tiene tiempo todavía para recapacitar, pero habrá que ver lo que hacen cuando se enfrenten a las realidades sobre la marcha.

Mientras tanto, la bolsa se está cayendo vertiginosamente. Es cierto que la bolsa es el rabo más que el perro, pero estas caídas pueden tener repercusiones indirectas sobre la inversión y el consumo. Como todo análisis económico, todo esto está sujeto a posibles cambios en la política y en las políticas, pero aún con el progreso que ha habido hasta ahora, el año entrante parece venir con vientos fuertes en contra. Hay que abrocharse los cinturones.

Otras columnas de Arturo Estrella

jueves, 28 de febrero de 2019

UPR: hay que entregar la tarea

El economista Arturo Estrella explica la importancia de que la UPR presente sus estados financieros a tiempo

jueves, 24 de enero de 2019

“Hamilton” y la fuga de talento

El economista Arturo Estrella comenta sobre Alexander Hamilton y Lin Manuel Miranda al reflexionar sobre la fuga de talento y los resultados, en ocasiones positivos, de la emigración

💬Ver 0 comentarios