María Fernanda Levis-Peralta

Punto de Vista

Por María Fernanda Levis-Peralta
💬 0

Acciones para mejorar el sistema de salud de Puerto Rico

Un estudio recién publicado reseña la baja calidad de los hospitales en la isla. Sin embargo, es importante reconocer el contexto que produce estos resultados y su confiabilidad. Puerto Rico es la jurisdicción con el índice de pobreza más alto en los Estados Unidos. Al mismo tiempo, cuenta con los niveles de financiamiento más bajos para los programas Medicare y Medicaid. Esto, combinado con el envejecimiento de nuestra población y un déficit de médicos y enfermeras, provee un escenario en el cual también tenemos los índices nacionales más altos para la mayoría de las enfermedades crónicas. Ante este panorama, hay que priorizar los esfuerzos dirigidos a aumentar la inversión federal en Puerto Rico para que esté a la par con otras jurisdicciones y tomar acciones locales para mejorar la salud de nuestra población.  

Impactivo ha trabajado con la implementación de nuevos modelos de cuidado de salud en Puerto Rico mejorando contundentemente la calidad y el control de condiciones como diabetes, hipertensión y asma. El éxito de estos modelos conlleva atención particular a cómo se implementan y se financian. El estudio “A 3D model for value-based care: The next frontier in financial incentives and relationship support”, recién publicado por la Universidad de Harvard, puntualiza que la transición hacia un sistema basado en valor conlleva la necesidad de que los pagadores apoyen a los proveedores en la implementación de modelos de cuidado basados en evidencia. Los autores puntualizan la necesidad de mejorar las relaciones y el alineamiento entre los proveedores y las aseguradoras. También fomentan la alineación entre las reglas de pago de las aseguradoras para crear cambio.  

El gobierno federal continuará invirtiendo en la transición hacia modelos de pago a proveedores basados en valor, lo que significa que los hospitales y proveedores serán remunerados por su capacidad de servir y mantener saludables a poblaciones completas, en vez de por el volumen de servicio. Se proyecta que para el 2025 el 100% de los pagos de Medicare, incluyendo Medicare Advantage, y el 50% de los de Medicaid van a ser basados en valor.  Para poder trabajar bajo estos nuevos modelos, será necesario invertir en cómo se estructuran y se integran los servicios de salud. El gobierno federal ha hecho disponibles fondos adicionales de los que nos podemos beneficiar para apoyar esta transición.  

En Puerto Rico ya estamos implementando modelos como el hogar médico centrado en el paciente, que crean un equipo de apoyo a los médicos para cuidar de una población. Impactivo ha comprobado cómo la implementación de estos modelos logra mejorar significativamente las medidas de calidad establecidas por el gobierno federal. Entre los beneficios de estos modelos está el aumentar el acceso a servicios de salud, reducir el tiempo de espera, fortalecer los servicios a pacientes mientras crean estructuras que apoyan a nuestros equipos clínicos para mejorar la coordinación entre proveedores, aumentar su efectividad y reducir el “burn out”. Otras jurisdicciones también han visto mejor capacidad de atraer y retener a médicos con el uso de estos modelos.

Además, necesitamos aumentar la inversión en los servicios de salud primaria para enfocarnos en la prevención de la enfermedad y atender los determinantes sociales de la salud fomentando una responsabilidad colectiva para mantenernos saludables.  Según la Asociación de Hospitales Americana, el 80% de la salud de las personas tiene que ver con factores sociales, económicos, ambientales y su comportamiento. Por lo tanto, los esfuerzos de nuestro sistema de salud deben enfocarse en trascender el ambiente clínico para lograr mejores resultados.  

La salud también conlleva una responsabilidad a nivel individual. Si se pregunta qué puede hacer usted para mejorar la salud en Puerto Rico, ponga en su lista de resoluciones para este nuevo año mejorar su dieta eliminando las azúcares procesadas y la comida frita, aumentar su actividad física diaria y eliminar los comportamientos riesgosos como fumar.  Y en este año nuevo, cuando piense en romper su resolución, por favor recuerde que la salud es responsabilidad de todos.

Otras columnas de María Fernanda Levis-Peralta

💬Ver 0 comentarios