Ángel A. Crespo Ortiz

Tribuna Invitada

Por Ángel A. Crespo Ortiz
💬 0

A celebrar con seguridad en la Noche de San Juan

La Noche de San Juan es una de las tradiciones preferidas de los puertorriqueños. Además de implicar aspectos religiosos, el evento sirve para que familias y amigos pasen un momento de diversión en las playas y ríos.

Sin embargo, al ser una actividad nocturna, toda persona debe contar con un plan familiar e identificar si el lugar donde va a llevarse a cabo el evento es seguro.

Primeramente, debemos verificar cómo estarán las condiciones del tiempo procurando información del Servicio Nacional de Meteorología, ya que es la fuente oficial experta.

Si suceden eventos de lluvia en los pueblos de la montaña, y se encuentra en la orilla de los ríos, hay que tener mucho cuidado porque son muy propensos a golpes de agua que lamentablemente han cobrado vidas cada año.  En las playas, por otro lado, debemos tener suma cautela con las corrientes.

En cuanto a las fogatas, las mismas son un modo de quema que emplea el uso de flama abierta, la que en la Isla está regulada por la Junta de Calidad Ambiental. Hay que verificar si alrededor de la madera que se va a utilizar no hay material vegetativo seco que pueda desencadenar en un incendio.  Se debe contar con un extintor de incendio cerca o una cubeta con agua en caso de que la fogata esté fuera de control. De esta forma se podría controlar el incendio rápidamente. 

Sobre las barbacoas, sepa que no se pueden descuidar. Hay que asegurarse que el tanque de gas esté bien conectado. Es importante no utilizar líquidos inflamables como la gasolina, ya que tiene un riesgo alto de explosividad o una quema súbita.

Como parte de la celebración hay que tener una linterna y un botiquín de primeros auxilios, si ocurriese alguna lesión. También se debe saber dónde está localizada la facilidad médica más cercana. 

Hago un llamado a la precaución a la ciudadanía para que no ocurran desgracias y que no se abuse del consumo del alcohol. Recomiendo a todos que celebren, pero teniendo en cuenta primero la seguridad de su vida y la de su familia, especialmente con mucha supervisión a los niños que participen las actividades.

Otras columnas de Ángel A. Crespo Ortiz

lunes, 13 de noviembre de 2017

Un nuevo paradigma ante los fenómenos atmosféricos

El huracán María pone a Puerto Rico como un caso de estudio a nivel mundial sobre adecuados planes preventivos y de respuesta ante una catástrofe ciclónica de magnitud extrema, expone el extitular de la Aemead.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Duras lecciones del ciclón Irma

El huracán Iris representa la llamada de alerta para reforzar nuestros planes y continuar con un ejercicio continuo y cíclico, expone el extitular de la Aemead, Ángel Crespo.

lunes, 28 de agosto de 2017

Las primeras lecciones del huracán Harvey

El exdirector de la Aemead destaca la importancia de actualizar el plan de emergencias ante un huracán tras observar las primeras imágenes del daño de Harvey en Texas

💬Ver 0 comentarios