Mario Marazzi Santiago

Punto de Vista

Por Mario Marazzi Santiago
💬 0

¡A contar todos nuestros niños!

Para el 2010, la Oficina del Censo de los Estados Unidos estima haber censado en Puerto Rico 160 mil personas más de lo que en realidad había en Puerto Rico en ese momento.  Esta situación afectó a todos los grupos de edad, excepto a nuestros niños más jóvenes hasta los nueve años.  

En Estados Unidos, se estima que en el 2010 casi un millón de niños con edades hasta los cuatro años no fueron contabilizados en el censo.  De hecho, entre los niños hispanos hubo una mayor propensión a no ser contabilizado.  Seguramente, en Puerto Rico, algunos niños tampoco fueron contabilizados.

De hecho, parecerá increíble, pero en los Estados Unidos, los niños jóvenes se consideran una población “difícil de contar” en el censo decenal.  Tanto es así que la Oficina del Censo de los Estados Unidos ha dedicado mucho esfuerzo y tiempo para investigar las razones por las cuales los niños jóvenes son tan difíciles de contar, para evitar dejarlos fuera del Censo 2020.    

En Puerto Rico, esta conversación toma mayor relevancia en la medida que el grave e histórico problema de pobreza infantil que sufren nuestros niños ha vuelto a surgir en las discusiones de política pública.  A fin de cuentas, no podemos realmente saber cuán amplio es el problema de la pobreza infantil si nuestros niños más jóvenes se quedan fuera del censo decenal.

Pero, peor aún, la subestimación de la población joven tiene importantes implicaciones para el financiamiento federal del programa Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF), las subvenciones de educación especial, y los comedores escolares, a la vez que dificulta la planificación del sistema escolar público de Puerto Rico.

El subconteo censal de los niños ha empeorado en las últimas décadas.  Hay evidencia de que el subconteo ocurre con mayor probabilidad en varios tipos de situaciones: (1) niños que viven con sus abuelos, tíos o con personas con quienes no tienen una relación de familia, (2) niños que recién nacieron justo antes del censo, y (3) niños que viven en hogares que se consideran “complejos” - es decir, distintos a la familia nuclear tradicional, entre otros.

El Censo 2020, además, será el primer censo en Puerto Rico luego de la aprobación de la Ley 233-2011, también conocida como la “Ley Protectora de los Derechos de los Menores en el Proceso de Adjudicación de Custodia”.  Con el advenimiento de la custodia compartida, ahora tenemos que ser aún más cuidadosos para asegurar que los niños que viven en más de un hogar sean contabilizados.  Idealmente, los padres deben coordinar el hogar en el cual se registrará el menor en el cuestionario del censo.  De lo contrario, la Oficina del Censo recomienda que el menor sea contabilizado en el hogar donde pasará el Día del Censo, el 1 de abril de 2020.  ¡De esa manera, nos aseguramosse cuenten todos nuestros niños!


Otras columnas de Mario Marazzi Santiago

💬Ver 0 comentarios