José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬 0

Actividades físicas de acuerdo a las edades

Desde los primeros días fuera del vientre ya la criatura tiene movimientos voluntarios e involuntarios por medio de los cuales va creando tono muscular y movimientos en las articulaciones.

En los primeros 18 meses de vida va desarrollando el sistema motor, el juego libre en movimientos y creando posturas.

En la etapa preescolar, los niños siguen progresando en habilidades y muchos ya dan sus primeros pasos conociendo algún deporte. Entre los 5 a 8 años se palpa el desarrollo motor, coordinación, balance, destrezas de velocidad y propiocepción. Montar en bicicleta, jugar con balones en diversidad de disciplinas deportivas y andar sobre un solo pie es la norma.

Entre los 10 a 12 años ya poseen habilidades motoras específicas como flexibilidad, resistencia, fuerza, dominio corporal y tendencias de control en movimientos específicos, según el deporte que practique. Ya a los 12 años, el aspecto mental va de la mano con el aspecto físico e incluye normas y reglas del juego.

Es bien importante conocer que ya entrando en la adolescencia existe la memoria muscular específica. Por tal razón, es importante llevarlos de la mano en el desarrollo por edad y etapas. Junto al desarrollo físico también debemos llevar de la mano el aspecto de la alimentación y el social de forma integral.

El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) se dio a la tarea de publicar guías que detallan específicamente las actividades físicas de acuerdo a las edades; obviamente un niño o adolescente sedentario no tendrá la misma capacidad de resistencia que uno que se ejercita con regularidad. No existe un formato en particular, ya que el esfuerzo físico y la rutina debe considerar ciertos factores:

•Factor genético: no tener ningún diagnóstico contraproducente.

•Factor congénito: no tener ningún diagnóstico existente desde su nacimiento.

•La obesidad, actualmente, es un factor de riesgo en la salud que va en alzada.

•Accidentes previos, por ejemplo: caídas, fracturas, etc.

El estilo de vida físicamente activo en los niños es una real alternativa de prevención para ciertas enfermedades crónicas muy frecuentes en la edad adulta como hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, obesidad, y problemas músculo esqueletal y de salud mental.

Un adolescente con pleno desarrollo motor y aptitud física funcional, puede escoger disciplinas deportivas adecuadas de acuerdo a sus habilidades.

Algunas modalidades de movimiento y ejercicios son:

•Aeróbicos: consiste en la realización de movimientos repetidos e implican varias agrupaciones musculares. Correr y bailar son ejemplos de ese grupo.

•Fuerza: ejercicios en los que se lleva al máximo la capacidad muscular obligando al cuerpo a adaptarse a la situación de carga y sobre carga. Push ups, y squats son algunos ejemplos.

•Pliométricos y funcionales: destacan habilidades como agilidad, rapidez, balance y coordinación. Por ejemplo: saltar, esquivar obstáculos, moverse de punto A al punto B en el menor tiempo posible. Algunos consejos para los padres a la hora de promover la actividad física de sus hijos son:

•Se debe predicar por ejemplo. Si un niño ve que su padre practica algún deporte mostrará interés en realizarlo.

•Hablar con su hijo sobre la actividad física; y ayudarlo a elegir le resultará atractivo.

•Participar activamente con el niño.

• Hablarle del aspecto recreativo-deportivo-social como un eslabón integral.

En conclusión, cada día que el cuerpo humano se mueve desde temprana edad con un plan específico le suma y le abona a la salud en la adultez.

(El autor es Fisiólogo del Ejercicio y posee un centro de desarrollo y capacitación. Puede ser contactado al correo electrónico: [email protected])

Otras columnas de José Cruz López

domingo, 16 de junio de 2019

El agua como protagonista de la salud

El agua es el elemento más importante para la vida. Sin ella, el cuerpo humano no es capaz de llevar a cabo sus procesos biológicos. Su importancia es tan evidente que constituye prácticamente dos terceras partes del peso corporal, a la vez que está presente en todos los órganos vitales y tejidos corporales.

💬Ver 0 comentarios