Lisandra Maldonado Rivera

Tribuna Invitada

Por Lisandra Maldonado Rivera
💬 0

Actuar para prevenir los efectos del “Momo Challenge”

Recientemente fuimos enterados de una nueva y muy peligrosa modalidad que ha estado tomando auge en las redes sociales, y en plataformas de Internet tales como YouTube, YouTube Kids y hasta el sistema de mensajes Whatsapp. Se trata del  mal llamado “Momo Challenge”, un peligroso reto lanzado por un personaje japonés ficticio con un perfil aterrador que busca sembrar miedo y confusión entre los que lo observan, particularmente niños y adolescentes. 

En estos vídeos, que regularmente duran segundos, la figura de Momo incita a quienes lo ven a tomar acciones que van desde participar en juegos peligrosos hasta infligir daño emocional y/o físico a amigos y familiares. En algunas instancias, Momo incluso ha fomentado el suicidio.  

Aunque este “reto” surgió en el verano del año pasado, no ha sido hasta hace semanas que creció exponencialmente en popularidad. Desde sus inicios, este “challenge” ha provocado mucha angustia entre padres y profesionales de la conducta. En julio pasado, una niña de 12 años se suicidó en Buenos Aires, Argentina. Cuando las autoridades revisaron su celular encontraron múltiples vídeos de este muy peligroso juego. 

Aunque en Puerto Rico, hasta el momento, no se han registrado incidentes como los mencionados, la realidad es que mucha gente está viendo estos vídeos y eso levanta bandera de alerta. A principios de mes, la  Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción hizo hincapié en la prevención para evitar que las acciones que este personaje persigue que sus seguidores cometan, sucedan.  

Debido a la rápida integración de la tecnología con el entretenimiento, nuestros niños se encuentran en riesgo de observar vídeos como el de “Momo”. Los niños pequeños, entre los 2 y 10 años, están más expuestos debido a la proliferación de estos vídeos en páginas diseñadas para menores de edad, como YouTube Kids. Por eso es imperativo vigilar esto.  

La inmensa mayoría de los más chicos se asustan de tan siquiera ver una de estas figuras de “Momo”. La caricatura tiene rasgos bien morbosos que causa una impresión difícil de olvidar, sobre todo en los pequeños. 

Los padres somos la primera línea de defensa contra este fenómeno virtual. Tenemos que estar más pendientes que nunca al uso, por parte de nuestros hijos, de celulares, tabletas o hasta videojuegos interconectados. Es importante revisar cada semana los protocolos de seguridad en estos sistemas para asegurarnos de que los filtros para delinear el contenido apto para menores, estén al día.  

Además, tenemos que ser bastante proactivos. Al observar estos vídeos en alguna plataforma digital, tenemos que reportarlos, como se hace con algunas páginas en las redes sociales de Facebook y Twitter. Mientras más personas reporten estos vídeos del “reto”, más rápido estos son bloqueados.  

Tenemos que defender a nuestros niños de amenazas como estas. La constante vigilancia es la clave.

Otras columnas de Lisandra Maldonado Rivera

💬Ver 0 comentarios