Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

Acuerdo positivo en la AEE

El gobierno de Puerto Rico llegó a un acuerdo con el 51% de los acreedores de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Dicho acuerdo es mejor que los dos acuerdos previos, incluyendo el negociado por Lisa Donahue de Alix Partners. Sería positivo que la jueza Laura Taylor Swain aprobara el acuerdo e impusiera sus parámetros sobre el resto de los acreedores.

El acuerdo propone un pago del 68.5% de la deuda. Esto compara favorablemente con el 92% negociado previamente. Además, incluye un pago de intereses de 5% anual, una cifra razonable para una empresa como la AEE. Ayudó que la negociación se llevó a cabo después que la AEE radicó una especie de quiebra, el Título III de la Ley Promesa.

Como regla general, un proceso de quiebra de una corporación de electricidad en los Estado Unidos conlleva una restructuración de la deuda donde se alargan los plazos y quizás se alteran las tasas de interés. Casi nunca se reduce el principal. Puerto Rico obtuvo una reducción significativa en el principal de la deuda de la AEE, evento que es sumamente inusual.

A manera de comparación, en el caso de Detroit, la ciudad no era dueña de una empresa de electricidad, pero sí de una empresa de aguas tipo la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados. A pesar de que la deuda de la ciudad de Detroit se pagó a descuento, la deuda de la empresa de aguas se pagó en su totalidad.

Un proceso de quiebra requiere que tanto deudor como acreedor se repartan la carga del ajuste. Por lo tanto, algo de la deuda teníamos que pagar. La deuda a pagar es 68.5% de la deuda original más un 10% si las finanzas de la AEE toman un rumbo positivo. En otras palabras, los acreedores tienen un interés en que la AEE tenga un buen desempeño. Desde el punto de vista de Puerto Rico, ojalá que tengamos que pagar el 10% adicional porque eso quiere decir que a la AEE le va muy bien.

Es irrealista pensar que la AEE no iba a pagar nada de su deuda. El pago de la deuda según acordado aumentará la factura de electricidad con respecto a ahora que no se está pagando deuda. Sin embargo, el acuerdo resulta en un pago mucho menor que si hubiéramos pagado el 92% de la deuda.

El hecho de que las aseguradoras de bonos National Public Finance Guarantee y Syncora Guarantee rechazan el acuerdo es indicativo de que no se trata de un regalo para los acreedores sino de una negociación en que ambas partes tuvieron que ceder. También rechazan el acuerdo los “hedge funds” que compraron a descuento la deuda de las líneas de crédito que tenía la AEE con la banca comercial de Puerto Rico. Ciertamente, el acuerdo no les ofrece las ganancias esperadas.

Finalmente, el acuerdo permite cerrar el capítulo de la deuda y abocarnos al proceso de transformación de la AEE. Es muy difícil vender plantas de generación y concesionar el negocio de transmisión estando en el equivalente de corte de quiebra. En últimainstancia, el beneficio más importante del acuerdo es viabilizar la transformación de la AEE.

Es posible que si se le hubiera dejado la decisión en manos de la jueza Taylor Swain en el marco del Título III de Promesa hubiéramos salido mejor. También es posible que hubiéramos salido peor. El acuerdo elimina la incertidumbre y reparte la carga entre deudor y acreedor. Como tal, se debe apoyar

Otras columnas de Vicente Feliciano

viernes, 16 de agosto de 2019

La transacción de la AAA

El acuerdo de la AAA con sus acreedores es un nuevo paso adelante en la renegociación de toda la deuda de Puerto Rico

domingo, 30 de junio de 2019

Consolidación positiva en la banca comercial

El economista Vicente Feliciano analiza la reacción de los mercados a la anunciada adquisición de los activos de Scotiabank por parte de Oriental Bank

💬Ver 0 comentarios