Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Adriana Díaz no cuenta los días: hace que los días cuenten

Ha convertido a Puerto Rico otra vez en la Isla del Encanto que había dejado de ser; y en estos días angustiosos por tanta tirantez política y social ha provocado que el mapa borincano se asemeje a su raqueta pequeña de tenis de mesa, que la sigue engrandeciendo por su éxito internacional constante en un deporte inventado quizás por Buda para asiáticos, sean de China, Japón o Corea.

Con sus medallas de oro en sencillos y dobles, en compañía de su hermana Melanie, en los Juegos Panamericanos de Lima, se puede afirmar que nunca en el país había habido una deportista joven de tanta calidad y carisma, cuya bondad, sonrisa diáfana y pícara derrite los corazones del pueblo, amén de que es tanto el amor por su patria que podría ser la segunda estrella de su bandera, o, al menos, agrandar la solitaria que está centrada sobre azul y acompañada de tres franjas rojas y dos blancas, que significan cielo, sangre y pureza al por mayor.

Nacida y criada en Utuado, pueblo tejido de montañas, con el lago Dos Bocas bañando su orografía exuberante, y con el Centro Ceremonial Indígena de Caguanas en legado de nobleza, Adriana Díaz es la hija que toda familia puertorriqueña desearía tener.

Y se debe a que ha sabido crecer deportiva y humanísticamente a la par, con su piel forrada de modestia y una mina de cariño genuino con la gente, sin importar la edad de sus congéneres, y dejando que su mirada hinoptice al prójimo con caudales de amor inagotable como si te estuviera regalando el mundo con sus manos artesanales.

Adriana, sin dudas, dice lo que siente y siente lo que dice, que parece lo mismo y no lo es porque solo desea mantener abierta la puerta del aprendizaje y sin cerrar las ventanas del esfuerzo, a sabiendas de que así da equlibrio a sus necesidades.

Ella, definitivamente, no anhela enriquecerse de felicidad para sí misma: solo quiere compartirla con los demás, y con toda su familia como eje de su existencia, una parentela que ha sabido inculcarle principios morales y enseñarle hábitos de convivencia sana y ejemplarizante.

Adriana Díaz, pues, no cuenta los días: hace que los días cuenten y por eso es bálsamo de un Borinquen que parece agonizar.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 21 de agosto de 2019

Carlos Correa: líder de lesiones

Ningún jugador boricua en las Mayores se ha lesionado tanto en tan pocos años como Carlos Correa, que el lunes antes Detroit tuvo que abandonar el juego tras poncharse en el primer inning y ser enviado enseguida a su hogar por el dirigente AJ Hinch, que cada día está más preocupado por el porvenir del referente de los Astros de Houston.

lunes, 19 de agosto de 2019

Mantequilla Nápoles: el mejor boxeador cubano

Cuba siempre ha tenido estrellas del boxeo, sean profesionales o amateurs, y resulta imposible no mencionar a los reyes universales Kid Chocolate, Kid Gavilán, Luis Manuel Rodríguez y Sugar Ramos, más un pegador bestial como Florentino Fernández, apodado El Buey, al que le robaron su búsqueda del cetro mediano ante Gene Fullmer, en Odgen, Utah, cuna de este en agosto de 1961.

viernes, 16 de agosto de 2019

Casiano resucita a Balkman por pura conveniencia

Con su inclusión en el Seleccionado, se ganó medalla de oro en Centrobasket, Juegos Centroamericanos y del Caribe y en los Panamericanos de 2011, en Guadalajara, México, en donde al percatarse que no había TV en la villa de atletas, se fue directo a una tienda de efectos electrónicos y compró un televisión y un aparato de vídeos para goce suyo y de sus compañeros.

miércoles, 14 de agosto de 2019

Medalla de oro para Punto 2

Son muchos los héroes y heroínas que tuvo Puerto Rico en los Panamericanos de Lima, comenzando con Sara Rosario, presidente de Copur, que tiene imán para las medallas de oro, y Jaime Lamboy, director del DAR, que adoba la selección de todos los competidores; y sin olvidar al secretrario general Carlos Beltrán, que actúa de comodín con éxito.

💬Ver 0 comentarios