Vivian I. Neptune Rivera

Tribuna Invitada

Por Vivian I. Neptune Rivera
💬 0

A eliminar el lucro en la recuperación

La lentitud en la utilización de fondos federales asignados a Puerto Rico para la recuperación post huracán María agrava el proceso de reconstrucción de nuestro país y genera extrema desconfianza al pensar si lo mismo ocurrirá con los fondos asignados tras la emergencia sísmica que vivimos en estos momentos.

Varios factores ocasionan esa demora excesiva empezando por la burocracia innata impuesta por requisitos federales y la burocracia local que se impone al añadir requisitos onerosos para excluir a los que de verdad quieren servir sin ánimo de lucro. El resultado: muy pocas o ninguna compañía de Puerto Rico pueden cumplir con los requisitos impuestos y las subastas o fondos para propuestas terminan en manos de los de siempre con conexiones políticas fuertes y en ocasiones compañías de Estados Unidos que no conocen el andamiaje legal y reglamentario de Puerto Rico y terminan subcontratando al talento local, muy por debajo de lo que cobran ellos por dar el servicio.

Tenemos conocimiento de subastas abiertas y cerradas por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) desde enero 2020 al presente con muy poca divulgación y falta de transparencia.

Igual ocurrió con subastas de FEMA y el Departamento de la Familia de los Estaqdos Unidos (HUD) para fondos post María. El resultado es que, en la mayoría de los casos, una compañía de Estados Unidos con o sin colaboradores locales, se lleva la subasta y subcontrata al talento local por una ínfima suma muy distinta a la que la empresa cobra por el contrato. El resultado todos lo conocemos: lentitud extrema en el uso de los fondos, fallas insalvables en ejecución y supervisión y las personas de carne y hueso que aún no ven luz al final del camino continúan sin un techo seguro y digno.

Si el modelo de hacer convocatorias y subastas basadas en el lucro no ha resultado, es hora de cambiar. Las convocatorias y subastas deben emitirse dando prioridad al tercer sector de Puerto Rico, a las organizaciones sin fines de lucro que son en las que confía el pueblo, las que se fueron al sur sin pensarlo dos veces a ayudar a los necesitados y que incluyen a la Universidad de Puerto Rico como entidad con el talento necesario entre estudiantes, facultad e investigadores para dar el servicio e integrarlo en el proceso de aprendizaje de la nueva generación que tendrá a su cargo los destinos de nuestro país dentro de muy poco.

Las organizaciones sin fines de lucro, la Universidad de Puerto Rico y las demás entidades comprometidas con el servicio basado en la solidaridad y empatía, están dispuestas a encaminar el proceso de reconstrucción y recuperación real que con urgencia necesitamos. Es hora de eliminar el lucro y el afán por enriquecerse de la ecuación y dar paso al compromiso real de quienes anteponen el bien colectivo al individual.

Otras columnas de Vivian I. Neptune Rivera

💬Ver 0 comentarios