Milagros Rivera Watterson

Tribuna Invitada

Por Milagros Rivera Watterson
💬 0

A emular el legado de Trina Rivera de Ríos

Estamos próximos a la celebración de los 100 años del natalicio de la doctora Trina Rivera de Ríos, insigne líder de los derechos humanos, la igualdad e incansable defensora de los marginados. Rivera de Ríos dejó un legado vivo de una mujer que con voz firme denunciaba los atropellos y las injusticias contra el marginado. Recordemos a la maestra, a la educadora, funcionaria pública y ciudadana que sobre todo amó infinitamente a su país.

Su vida nos marcó por ser una mujer con pensamiento propio y mente amplia, sin estar atada a nadie. Como Presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales le dio presencia y fue eficaz en defender los postulados que constituyeron parte de su huella profesional.

Hoy Puerto Rico sufre una coyuntura de vivencias sin transparencia donde sentimos la ausencia de esa voz, que debamos emular.

Su trayectoria trasciende al ser la fundadora del Comité de Amigos y Familiares de Confinados, desde donde junto a miembros de la Asamblea legislativa impulso legislación para el logro de justicia social y mejor calidad de vida no sólo para los confinados son para todos, ya que ella decía que un "país con instituciones carcelarias había fracasado en su afán de lograr la seguridad social”.

Desde su exilio, en la ciudad de Nueva York, dado en el año de 1970, continuó su lucha en defensa del puertorriqueño marginado, que por décadas había efectuado, destacándose su defensa del adolescente puertorriqueño residente en Nueva York, Salvador Agrón, quien había sido condenado a la pena de muerte y para el cual se logró conmutar la pena. Al regresar a Puerto Rico siguió su lucha contra la pena de muerte, la defensa del derecho al voto para los confinados y del derecho a la fianza para todos.

Sus escritos, sus comparecencias a foros, su voz siempre presente, dieron testimonio de que fue una líder fuerte, que no escatimó en dedicar sus esfuerzos en luchar para que prevaleciera una justicia verdaderamente humana.

En esta época, como miembros de la sociedad civil, donde vivimos momentos cruciales con un panorama de una gobernanza incierta, donde el pobre sigue marginado sin acceso a una vivienda digna, educación y empleo justo, tenemos que reconocer el legado de esta mujer. Sus luchas no han muerto, siguen teniendo vigencia.

El eco de sus palabras y el ejemplo de sus acciones vivirán para siempre.

Otras columnas de Milagros Rivera Watterson

jueves, 15 de noviembre de 2018

No ignoren a las confinadas

La trabajadora social Milagros Rivera Waterson insta al gobierno para que implante cambios sugeridos por un estudio de la UPR sobre mejores iniciativas de rehabilitación para las confinadas

martes, 11 de septiembre de 2018

Solidarios y esperanzados ante riesgo de otro ciclón

La trabajadora social Milagros Rivera Waterson reafirma la importancia de estar preparados en caso del azote de un nuevo ciclón y asumir actitud positiva para afrontar cualquier impacto de fenómenos naturales que el hombre no puede evitar

💬Ver 0 comentarios