Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

A encarar el clima extremo

Inicio esta columna dándole gracias a Dios por ser misericordioso con Puerto Rico al reducir considerablemente el impacto del huracán Irma.

Se me pidió que compartiera con ustedes mis reflexiones sobre el impacto que sí tuvo y pudo tener el huracán Irma, así como recomendaciones para mitigar el impacto de fenómenos futuros.

Tenemos que estar conscientes que los eventos de clima extremo como el que acabamos de experimentar la semana pasada, así como la otra cara de la moneda, la sequía extrema del 2015, serán cada vez más frecuentes gracias al cambio climático. Por lo tanto, se justifican inversiones para mitigar los efectos de estos eventos impactantes. Aunque algunos insisten que el cambio climático es una quimera, la gran mayoría estamos claros de cuál es la realidad.

Normalmente, fenómenos atmosféricos como Irma propician una merma en la capacidad de almacenamiento en los embalses debido al arrastre de grandes cantidades de sedimento por las lluvias. Recomiendo que se cotejen los niveles de sedimentación de embalses claves, especialmente el embalse Carraízo (en el 2015 estaba segado en un 40%) y Dos Bocas (en el 2015 estaba segado en más de un 60%). Si el nivel de sedimentación aumentó considerablemente, el Gobierno de Puerto Rico debe enmendar su plan de sequías para identificar las medidas para compensar la pérdida del agua que ya no estará disponible.

De acuerdo a cifras oficiales, alrededor de 400,000 puertorriqueños viven en áreas inundables. La mala noticia es que esta cantidad aumentará por el cambio climático. En primer lugar, el nivel del mar está aumentando. En Puerto Rico tenemos constancia científica de este aumento. Por lo tanto, el oleaje en tiempo de tormenta y a marea ciclónica penetrará más tierra adentro. En segundo lugar, como les indiqué en una columna anterior, los arrecifes de coral prácticamente desaparecerán por varios impactos del cambio climático. Esto complica la situación porque no tendremos estas barreras naturales para amortiguar el oleaje. En tercer lugar, la frecuencia e intensidad de lluvias aumentará, incrementando el número de personas vulnerables a inundaciones y derrumbes de terreno.

Las áreas susceptibles, tanto de futuras mareas ciclónicas y lluvias intensas ya están identificadas en mapas digitales. Debemos evitar la construcción de viviendas en estas áreas. Además, a largo plazo, debemos reubicar a las personas que viven en áreas inundables. Muchos dirán que esto se resuelve desalojando a las personas que viven en estas áreas antes del paso de huracanes o tormentas tropicales. A esos les digo que se necesitarían 40 coliseos como el Roberto Clemente para albergarlos y en el futuro cercano serían 50 coliseos.

El suministro de agua es de vital importancia, especialmente para la salud. La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) atribuyó a la falta de energía eléctrica la interrupción del suministro de agua a la mitad de las personas que se quedaron sin el preciado recurso. Aunque el Gobernador públicamente se comprometió a resolver el asunto de la Autoridad de Energía Eléctrica, la AAA tiene que incrementar la cantidad de generadores alternos de energía eléctrica.

Un caso que amerita acción inmediata es el sistema de La Plata que suple a 70,000 abonados, lo que se traduce a alrededor de 250,000 puertorriqueños. Desde que se inauguró el embalse, en la década del setenta, confrontamos el mismo problema. Aparentemente, la magnitud de la inversión o promesas huecas de la AEE propician el status quo. Respetuosamente, solicito al gobernador que incluya en su lista de prioridad la instalación de generadores de energía alterna en La Plata. Recuerde que estos fenómenos ocurrirán con más frecuencia. Alrededor de 250,000 almas le estarán eternamente agradecidas.

Finalmente, como medida cautelar, no visiten las playas hasta tanto la Junta de Calidad Ambiental haya tomado muestras para determinar si son aptas para el baño. No importa si quitan los avisos de corrientes submarinas y oleaje brusco y no importa que el día esté despejado y caluroso.

Otras columnas de Carl Soderberg

sábado, 16 de septiembre de 2017

A encarar el clima extremo

El exdirector de la EPA en el Caribe, Carl Soderberg, señala cómo el gobierno y la ciudadanía debe prepararse para los fenómenos atmosféricos, cada vez más bruscos

jueves, 10 de agosto de 2017

Contaminación atmosférica y salud

El exdirector de la EPA en el Caribe, Carl Soderberg, pasa revista sobre la contaminación del aire, mal que cobra millones de vidas anualmente.

💬Ver 0 comentarios