Carlos Mercader

Tribuna Invitada

Por Carlos Mercader
💬 0

A fortalecer nexos con los boricuas en EE.UU.

El primer Centro de Servicios Integrados (CSI), recién inaugurado en Orlando, convierte a la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA, por sus siglas en inglés) nuevamente en una agencia que provee servicios directos a los ciudadanos, cumpliendo con un compromiso programático de la administración del gobernador Ricardo Rosselló.

En este nuevo centro, histórico por demás, los boricuas pueden obtener los tan necesarios certificados del Registro Demográfico, adscrito al Departamento de Salud de Puerto Rico, como lo son el de nacimiento, matrimonio y defunción. Estos documentos son esenciales para establecer una presencia legal y legítima en cualquier jurisdicción de Estados Unidos. Si bien estos documentos hace años están disponibles en línea, falta de acceso a internet y los costos de envío los hacen prohibitivos para muchos puertorriqueños. El CSI se crea en cumplimiento con los deberes ministeriales conferidos por ley a la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico, la cual dirijo desde enero del 2017.

Nuestra agencia, con poco más de una decena de empleados, cumple también una función crucial en la capital federal, Washington, D.C., donde tenemos nuestras oficinas centrales. Desde aquí, nos encargamos de abogar por los intereses de los puertorriqueños ante miembros del Congreso y la administración del presidente Donald J. Trump defendiendo la política pública del Estado en asuntos contributivos, desarrollo económico, temas de la reconstrucción de Puerto Rico tras el paso del huracán María, obtención de fondos y diversos programas federales, inversiones, relaciones con el tercer sector, entre muchísimos temas más.

Luego de la devastación causada por el huracán María, la misión de PRFAA se expandió de manera exponencial. Inicialmente, todo el contacto con el Gobierno federal se hizo desde nuestra oficina en Washington debido a las dificultades en el establecimiento de comunicaciones con San Juan. Además, desde Washington coordinamos la llegada de asistencia humanitaria por parte de las agencias federales. Esto fue solo el comienzo de lo que se convertiría en una misión medular de la administración Rosselló en la capital: lograr la asignación de fondos por parte de las autoridades federales para comenzar un largo proceso de recuperación y reconstrucción.

Mientras negociábamos con las autoridades el acceso a fondos y otros temas logísticos para hacer llegar la tan necesaria ayuda a la isla, comenzamos a experimentar otro fenómeno: La llegada de miles de puertorriqueños a diversos estados, principalmente la Florida. Hoy la región de la Florida Central cuenta con sobre un millón de puertorriqueños, muchos de los cuales se fueron de la isla en busca de oportunidades de vivienda y trabajo, tras perderlo todo en el ciclón.

Si bien todo gobierno desea que sus ciudadanos se queden en su jurisdicción, es nuestra responsabilidad facilitar, en tanto que sea posible, que nuestros ciudadanos se inserten satisfactoriamente en el entorno social allá donde decidan residir. De más está decir que los Estados Unidos permiten y fomentan la libre circulación de personas a lo largo y ancho de la geografía nacional. En aras de asistir a nuestros conciudadanos, decidimos proveerles una oficina que les conectara directamente con las autoridades puertorriqueñas.

La apertura del nuevo CSI fue bienvenida por las autoridades del estado y contó con la participación de importantes miembros del Congreso, tales como los congresistas Stephanie Murphy y Darren Soto, quienes revalidaron en las elecciones de medio término celebradas la semana pasada. Además, también participaron oficiales del gobierno municipal de la ciudad de Orlando. Más importante aún, en el mes que lleva en operación hemos atendido a cientos de puertorriqueños en nuestras oficinas, muchos de los cuales han logrado obtener certificados vitales necesarios para inscribir a sus hijos en las escuelas, obtener licencias de conducir, entre otros.

Nuestra agencia está comprometida con continuar fortaleciendo la relación entre Puerto Rico y los puertorriqueños que residen fuera de la isla con la única meta de proveer servicios que son necesarios para que los ciudadanos puedan insertarse más fácilmente en la fuerza laboral allá donde estén. Si bien el huracán María ha sido un reto de magnitudes históricas, nuestra agencia y nuestros empleados se han crecido y han demostrado una verdadera devoción por el servicio público. Como director ejecutivo, me siento honrado de contar con un equipo competente y comprometido con su pueblo.

Hoy continuamos trabajando arduamente para que Puerto Rico sea tratado en igualdad de condiciones por parte de Washington, mientras nos convertimos en una agencia que también atiende al público. Durante los próximos meses, esperamos poder tener varios centros operacionales en algunos de los estados con la mayor cantidad de puertorriqueños. Mientras, redoblamos esfuerzos de cara a un nuevo Congreso.

Otras columnas de Carlos Mercader

💬Ver 0 comentarios