Isabel Victoria Almonte Veloz

Punto de Vista

Por Isabel Victoria Almonte Veloz
💬 0

A frenar el adoctrinamiento inútil

En Puerto Rico, la educación ha sufrido diversos atropellos en los últimos años por razones que van desde la crisis fiscal hasta a los efectos de los fenómenos naturales. El destino solo apunta a que las formas en las que se enseña y se enseñará en estos tiempos, sin duda alguna, serán distintas. Estos eventos crearon inestabilidad emocional y económica tanto en el estudiantado y el profesorado, causando gran consternación y desconcierto en nuestro futuro profesional. 

Si antes de la pandemia había pocas oportunidades de empleo, sueldos irrazonables y áreas profesionales saturadas, ahora nos encontramos mucho más limitados. 

El futuro de muchos de los estudiantes que llevamos toda la vida preparándonos para el mundo profesional se ve ahora como una calle sin salida. La academia no nos prepara para la vida, nos prepara para ser un participante más de una competencia que ahora más que nunca es inexistente. Esto tiene que cambiar y solo será posible, reparando los fallos y lagunas que por muchos años ha tenido el mundo académico. 

Un ejemplo reciente de muchos de los descuidos del sistema educativo es el desconocimiento de nuestro sistema jurídico. No es justicia que quienes estudiamos derecho o los que ejercen la profesión legal seamos de los pocos ciudadanos que conocen el Código Civil que rige nuestras vidas. Todo el mundo tiene derecho a conocer estos asuntos, por lo menos desde una perspectiva general. 

La desinformación que recién abarcó las redes sociales generó frustración, pues lo básico de nuestro ordenamiento jurídico debe ser materia requerida para las instituciones educativas.

Con esta situación de la pandemia tanto los profesores como nosotros los estudiantes hemos tenido que adaptarnos a otros métodos de enseñanza y estudio, respectivamente. Nos hemos adaptado, pero hay aprovechar esta oportunidad para reforzar este sistema y no para debitarlo más de lo que está. Uno de los factores importantes es que la educación sea accesible, pero también es importante que reinventemos los métodos de enseñanza. La educación tal y como expresa el lingüista y científico cognitivo, Noam Chomsky, es un proceso que se basa en el dinamismo. 

Si integramos los conocimientos y logramos incorporar nuestra preparación en especialidades con otras áreas del saber, seremos capaces de colaborar para una mejor sociedad. Es menester que se fomente una educación holística que alimente la creatividad, el talento y que la educación no se convierta en un adoctrinamiento inútil. 

Nos encontramos frente a la gran oportunidad de reformar nuestro sistema educativo para hacerlo más efectivo y compatible con nuestra realidad. No hay mejor tiempo para aprender que en momentos de crisis, pero debemos contar con herramientas y la motivación para cambiar. Lo más importante es repensar la educación, el pilar más importante de nuestra sociedad. Si no aprovechamos esta oportunidad cerramos la puerta que el destino nos ha abierto.

Otras columnas de Isabel Victoria Almonte Veloz

💬Ver 0 comentarios