Lersy Boria Vizcarrondo

Punto de vista

Por Lersy Boria Vizcarrondo
💬 0

Agenda de acción coordinada contra la violencia

La salud mental de nuestro pueblo ha sufrido y sigue sufriendo. Esto se refleja en el estrés y la ansiedad en las calles, en los trabajos y en los hogares. Se refleja en los bajos niveles de tolerancia y en una desesperanza que sigue arrancando vidas de adolescentes, jóvenes y adultos (en su mayoría hombres) por causa del suicidio. 

Ante este panorama, tenemos la obligación de unir esfuerzos y estrechar lazos  entre agencias, organizaciones sin fines de lucro y el tercer sector para lidiar con la violencia que experimentamos cada día. Por eso, en la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM) participamos en  mesas de trabajo y comités interagenciales en los que se ventilan las necesidades de la población para diseñar soluciones coordinadas en apoyo a las mujeres, sus hijos e hijas, nuestra población de la tercera edad o personas sin hogar. 

La ley faculta a la OPM a monitorear y brindar apoyo a todas las agencias y organizaciones que atienden asuntos concernientes a las mujeres y su desarrollo personal y profesional, mediante acciones afirmativas que promuevan la equidad.  Buscamos ante todo ser un eslabón que una los diversos esfuerzos que se realizan en el país en beneficio de la mujer.

Durante noviembre, proclamado como Mes Contra la Violencia Doméstica, participamos en campañas orientadas a eliminar la violencia de género, esfuerzos que persiguen visibilizar la problemática e iniciar conversaciones que lleven a acciones concertadas, y a tiempo, para evitar perder a más mujeres a causa de la violencia. 

Erradicar la violencia contra la mujer es un asunto de todos y todas. Es materia pendiente la educación a los hombres, adolescentes y niños, la reeducación del agresor o agresora, la mirada profunda a los programas de desvío, el reconocimiento de señales de alerta, el establecimiento de protocolos sensibles para prevenir la revictimización y el estigma asociado a la sobreviviente, la designación de Salas Especializadas en Casos de Violencia Doméstica -como la aprobada el 30 de octubre para la Región Judicial de Ponce- y el apoyo a hombres víctimas de violencia, cuyo silencio es una muestra más del machismo en nuestra sociedad.  

Por eso, hay que sentarnos a la mesa, pues hay demasiado por hacer. Hay que actuar en coordinación. Porque las raíces de las tristes noticias que hemos visto últimamente en los diarios tienen inicio en problemas multi factoriales que han sido ignorados hace mucho tiempo.

Mi visión de la OPM es que sea el eslabón que una la lucha contra el machismo, la desigualdad y la injusticia hacia las mujeres, donde todas las organizaciones y grupos que trabajan este tema encuentren una mano amiga y una llave que tenga el poder para abrir las puertas que sean necesarias. Creo firmemente que unidas somos más fuertes y que nuestras voces y acciones seguirán cobrando mayor fortaleza para proteger los derechos de todas las mujeres.

Otras columnas de Lersy Boria Vizcarrondo

💬Ver 0 comentarios