José R. Acarón

Tribuna Invitada

Por José R. Acarón
💬 0

A gestar con nueva visión el bienestar común en Puerto Rico

Seamos claros. No todo fue culpa de María. Este fenómeno solo dejó al desnudo muchos problemas que se han ignorado por décadas.

Por una parte, nadie puede negar que el desparrame urbano y falta de ejecución de la planificación que sufre Puerto Rico recrudecieron la crisis durante y después de María.

Como consecuencia, una mayor cantidad de carreteras, tendido eléctrico e infraestructura de agua, junto a los problemas de transportación, se han traducido en que nuestras vidas sean mucho más vulnerables.

En todos los foros se habla de reconstruir el país, pero hay que hacerlo correctamente, sin sacrificar las grandes lecciones que nos dejó el huracán. Tenemos que construir comunidades resilientes, dinámicas y solidarias donde podamos apoyarnos no solo en caso de desastres. Todos vivimos durante la crisis cómo nuestros vecinos se convirtieron en la familia inmediata cuando estábamos sin luz, agua, ni comunicaciones y hasta aislados por carreteras intransitables.

Entonces fuimos viendo cómo la comunidad se fue reconectando orgánicamente por necesidad y solidaridad, porque en estos momentos de emergencia el acceso a servicios y productos salvavidas.

Con el golpe aprendimos cómo la comunidad no es solo donde están nuestras casas, sino donde se crea el intercambio económico y social para la subsistencia y la convivencia.

Si bien es cierto que en el hogar se escribe la historia de nuestra vida, en los espacios públicos se escribe la historia de una comunidad, y a nivel macro la del país. Por lo tanto, la coyuntura de María, el cambio demográfico y la reconstrucción de infraestructura, viviendas y espacios urbanos que comienza hacen imperante repensar cómo reconectamos nuestro entorno. Esto será indispensable para promover la movilidad, la participación e integración de todos que redundará en mejor calidad de vida, acceso a servicios, y desarrollo económico a nivel local.

Ahora tenemos la oportunidad de retomar el desarrollo de los cascos urbanos como era antes en nuestra isla. No podemos regresar al Puerto Rico del 19 de septiembre, ni esperar que venga otro desastre como María, que en efecto ocurrirá.

El desarrollo de nuestro país no tan solo dependerá de impulsar nuestra economía, porque además hay que hacer las cosas correctamente y con una nueva visión. Para lograrlo, tiene que haber transparencia y la rendición de cuentas necesaria, además de múltiples iniciativas de educación a nivel comunitario con un solo norte: el bienestar común, por encima de intereses particulares, sin dejar a nadie atrás.

Otras columnas de José R. Acarón

jueves, 18 de octubre de 2018

El aumento en el Seguro Social

El director regional de AARP Puerto Rico, José Acarón, comenta el aumento en beneficios del Seguro Social contemplado para 2019 y subraya la necesidad de un sistema de retiro universal en el país

viernes, 31 de agosto de 2018

A prepararse con rigor a un año de María

José Acarón enumera medidas más rigurosas necesarias al presente como parte de los preparativos domésticos en caso de que un ciclón impacte nuevamente a la isla

💬Ver 0 comentarios