Madeline Ortiz Rivera

Punto de vista

Por Madeline Ortiz Rivera
💬 0

A gestar otras maneras de gobernanza

Lo que ocurrió este fin de semana en Ponce causa frustración, tristeza, coraje e indignación.

Los hechos demuestran que necesitamos aprender otra manera de gobernanza y nuevas formas de organizarnos. 

Nuestros líderes políticos representan lo que nosotros mismos elegimos bajo plataformas políticas que sabemos hace tiempo corrompen y nos mantienen en la pobreza. 

Nuestros ciudadanos no escalaron el almacén. Accedieron a lo que les pertenece y necesitan. Hicieron justicia al desvelar una apropiación ilegal de sus recursos por parte de los líderes políticos.

La vulnerabilidad, la ansiedad, la tristeza y la incertidumbre que vive nuestra gente del sur- al ansiar tener un hogar seguro, su salud atendida y que sus niños y jóvenes reciban la educación que merecen- demuestra la mediocridad de un sistema gubernamental que lo que ha hecho es robarle a la gente su calidad de vida y derechos de paz y bienestar. 

Sin embargo, nuestro pueblo ha demostrado poseer una gran capacidad, aun bajo un trauma como el que se ha vivido, de organizarse solidariamente en grupos, con lo poco que tienen para sobrevivir y echar pa’ lante. ¡Esto conmueve hasta las entrañas!

Nuestros líderes con capacidad de transformar este país están fuera del Capitolio. Tenemos gente incapaz liderando al pueblo. Distribuyendo los recursos según sus intereses políticos y económicos, enriqueciéndose a cambio del empobrecimiento de muchos.

No obstante, nuestro país tiene mucha gente profesional sirviendo en organizaciones, en las comunidades y en tantos otros espacios. Son las personas que hay que empezar a mirar para gestar juntos otras maneras de gobernanza, otras maneras de organizarnos, otras maneras de relacionarnos. Ya no desde partidos políticos sino desde los que luchan y buscan una mayor equidad, justicia y solidaridad que garantice el bienestar y la paz a nuestro pueblo.

La invitación es a creer que podemos construir otro Puerto Rico con lo mejor de su gente. Ya vamos demostrando la inconformidad ante lo que no sirve, y una mayor conciencia política de búsqueda del bien común.

En medio del dolor y la crisis, hay una gran oportunidad de ser y hacer como pueblo, desde su rica diversidad y expresión, una comunidad solidaria en la justicia y la paz. El camino de esperanza viene pronto.

Otras columnas de Madeline Ortiz Rivera

💬Ver 0 comentarios