Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Ahora Alberto Machado tiene que vencer su mente

Llámele barriga, estómago, abdomen o panza, pero una cosa es cierta: Andrew Cancio descubrió en la pelea 22 de Alberto Machado que esta zona era su irresistente, por no dominar la corta distancia, y cayó tres veces en el cuarto asalto con uppercuts de derecha que le obligaron a hincar sus rodillas, obligando al referí Raúl Caiz, Jr., a sentenciar el KO’T a los 2:16, cediendo el boricua la faja de las 130 libras de la AMB que ponía en juego por tercera ocasión, perdiendo de paso su invicto y un panorama que le prometía mucha plata.

Más que un revés inesperado frente a un adversario que lucía como presa fácil, causa tristeza excesiva que un atleta noble, nacido y criado en la pobreza reinante en el residencial Monte Hatillo, haya visto detener su crecimiento, tras haber comprado una casa en la urbanización Villa Fontana, en Carolina, su primera propiedad para mejor confort de su familia.

Últimamente yo había sostenido que desde que su promotor, Miguel Cotto, le impusiera al prestigioso entrenador Freddie Roach, dejando en plano secundario a Víctor Montañez y Jim Pagán, sus adiestradores originales, había habido más tesón en transformarle en esgrimista, aprovechando sus 5-10 y 72 pulgadas de alcance, dejando atrás su hambre noqueadora nata, que nacía con golpes curvos de derecha, que es su guardia natural aunque opta por la zurda.

Sin embargo, Machado, apodado El Explosivo, comenzó a dar indicios de que su poder de asimilación estaba en remojo, en particular desde que Jezreel González, le depositó en el encerado en el quinto capítulo, pero ganando él la corona por la vía rápida en el octavo mediante un zurdazo al mentón, en octubre de 2017.

Pero, obviamente, la vida de un boxeador es también cruel y Cancio, que se había retirado en 2016 después de ser zurrado por Jo Jo Díaz, rompió su escape de casi dos años, se apuntó un par de victorias y Oscar de la Hoya le colocó de carne de cañón y fue él quien bombardeó en tres ocasiones el llamado saco de la papa de Machado y le cocinó los intestinos.

Ahora, pues, Machado posee tres opciones: la revancha inmediata, escalar las 135 o vencer su mente que ha quedado flotando seguramente en incertidumbre.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 24 de abril de 2019

De oro la nobleza de Ruperto Herrera

Mi querido Ruperto, que acaba de ser escogido por el COI para recibir la Orden Olímpica, su máximo galardón en junio, es tan humilde que no dijo públicamente la designación hecha por el presidente de dicha institución, el alemán Thomas Bach, sino que los medios de comunicación lo dieron a conocer en Cuba al enterarse por terceras personas.

lunes, 22 de abril de 2019

Ay, Verdejo, tu futuro lo dejo en ¿…?

Para Bob Arum, su promotor, debía sazonar su victoria de KO, el condimento más picante, o, al menos, transformar el ring mítico del Madison Square Garden en un horno de microondas y no en una hornilla de cocina con temperatura baja.

viernes, 19 de abril de 2019

Verdejo tiene que correr el riesgo de avanzar

Esta vez su rival es el costarricense Bryan Vázquez, 37-3 y un revés por la vía rápida, pero que ha sido monarca junior ligero interino de la AMB en cuatro ocasiones y que le gusta pelear siempre en la boca de un volcán.

miércoles, 17 de abril de 2019

Carlos Ortiz, mago del ring

Vaillant, que se suicidó en Miami, en 1985 a los 47 años, ya había perdido por decisión unánime con Ortiz, en 1961.

💬Ver 0 comentarios