Wilda Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Wilda Rodríguez
💬 0

“Ahora sí”, ¿resolverá el status?

El silencio aparatoso de los líderes anexionistas ante el junte soberanista “Ahora sí” de cara al plebiscito del 11 de junio es sospechoso.

Puede que les sea irrelevante la posibilidad de un frente contra lo que representa el triángulo en la papeleta: el coloniaje. La estadidad como culminación del coloniaje, la Junta de Control Fiscal (JCF) como epítome del coloniaje, el gobierno colonial como siervo y ejecutor de medidas contra la salud, la educación, la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.

Puede que ante el panorama económico se esté tambaleando la confianza del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el resultado del plebiscito que creyó hacer a la medida para un triunfo arrollador de la estadidad. Puede que esté buscando excusas para eliminarlo y no tomarse el riesgo que ahora se hace evidente. O puede que opten por el riesgo para enfocar en su objetivo histórico de liquidar el Partido Popular Democrático (PPD).

En cualquier caso, mi lectura es que se están reagrupando. Analistas que le son afines le han advertido no tomar a “Ahora sí” a la ligera, reconociendo que en el último plebiscito sobre status su alegada mayoría estuvo supeditada a un bloque de papeletas en blanco que habrían derrotado la estadidad.

El reto de “Ahora sí” está en unir ese bloque de desafectos de la estadidad de cara al plebiscito del 11 de junio. La situación del país bajo la bota de la JCF y la dudosa protección que le ofrece a la ciudadanía el gobierno colonial del PNP, posibilitan esa alianza.

Cierto es que posibilitan también la polarización definitiva entre estadistas y anti estadistas, llevando a la ultra derecha del PPD a votar bajo el triángulo. Esa es la única apuesta que le queda al PNP. La de barrer como proyectaron al hacer un plebiscito a su medida, se la dificulta “Ahora sí” con su propuesta por la soberanía y ellos lo saben.

“Ahora sí” ya ha anticipado que viene a matar al dios del miedo –la campaña de terror contra la pérdida de la ciudadanía americana que parece ser el único caballo de batalla que le queda a los estadistas aún sabiendo que la realidad jurídica los desmiente. La de ser la única opción contra la Junta no se la creen ni ellos. El gobierno del PNP es el brazo ejecutor de la Junta; y la Junta es el poder de una metrópolis cada día más racista, más discriminatoria y más usurera.

Frente a eso, “Ahora sí” plantea la doble ciudadanía bajo cualquier opción de soberanía. El debate va a ser candente, pero ellos saben que su única audiencia es la de los que tienen menos cultura política, a quienes pueden hasta matar de miedo.

Los próximos meses van a ser determinantes en la historia política de Puerto Rico.

La caída económica no hay quien la pare. La política tampoco. Desde la decisión del Tribunal Supremo federal sobre la naturaleza colonial del territorio, el armazón político del País que ha sostenido la colonia en el último siglo comenzó a resquebrajarse y no pueden recomponerlo.

El PPD se desploma y el PNP pescará en río revuelto. El PNP, por su parte, tiene a la JCF como espada de Dámocles sobre su cabeza.

Entretanto, hay un sector del País que por primera vez pisa duro hacia lo que ha funcionado en otros países.

Las alianzas tácticas no prescriben los principios. Eso lo dijo nada menos que Lenin. La última prueba la ha dado la guerrilla colombiana uniéndose tácticamente a la derecha para lograr la paz en su país.

“Ahora sí” comienza a abrirse paso como una esperanza que hasta ahora no teníamos. Esperemos que le presente al País el imaginario de lo que puede ser y ahora sí comience de veras la última batalla contra el coloniaje.

Otras columnas de Wilda Rodríguez

💬Ver 0 comentarios