Iván Garau Díaz

Tribuna Invitada

Por Iván Garau Díaz
💬 0

A ignorar las críticas negativas tras el huracán

Aprovecho la paz del desvío del ojo del huracán Irma al noroeste de Puerto Rico para meditar acerca de cómo el gobernador impartió cátedra con su inteligencia y liderato en el manejo antes, durante y después del paso del fuerte ciclón por el norte de Puerto Rico.

El pueblo y los servidores públicos a cargo de emergencias y seguridad enfrentaron la crisis motivados por un nuevo estilo organizado de gobierno, donde el bienestar del pueblo tiene prioridad siempre.

Ya comenzó rápidamente la reconstrucción del noroeste del país en estado de desastre con los recursos de nuestro servidores públicos, empleados privados pagados con las aportaciones económicas de la Administración Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Según conversación entre el Presidente los Estados Unidos de América y el Gobernador de Puerto Rico también recibiremos fondos federales asignados para socorrer a los afectados, reconstruir hogares, puentes y carreteras. Ante esta situación esperamos que el gobierno federal aumente la asignación de fondos federales para la emergencia.

El gobernador decretó la suspensión temporal del IVU por tres días en la compra de alimentos preparados como medida de protección social oportuna para las víctimas de la emergencia.

Intentó demostrar y desentrañar con ideas respetuosas que, fomenten la deliberación, para mayor ejercicio de libertad de expresión, el repudio del país al grupo minúsculo de los ñángaras que están obstinados y se oponen a toda actuación gubernamental de labor social para enfrentar y salir de la emergencia que sufre el país.            

Como bien sabemos, los ñángaras como fanáticos han liberado una historia de fracaso que pretenden la ruina del país. Cualquier controversia para ellos es una trinchera de guerrilla disfuncional.           

La palabra ñángara es propia de la región del Caribe.  Ñángara se le dice a los izquierdosos y también a los ultrosos, comunistas y socialistas. Esta secta de fanáticos en Puerto Rico se le conoce también como la militancia líquida según definida por el joven puertorriqueño Josué Montijo es su obra “Hasta el Fondo”. 

El desafío de los ñángaras contra el gobierno y la humanidad en expresiones públicas a la prensa del país, en los piquetes, marchas y huelgas es todo un festín. A las ráfagas del huracán le responden ebrios irresponsablemente, “sopla bairoa”. Al hablar en nuestro país de las manifestaciones callejeras es esencial reflexionar sobre la conducta de esa pequeña agrupación ideológica izquierdista que participan en la protesta.

Los ñángaras en Puerto Rico es un pequeño grupo de las ideologías separatistas, antisociales que extreman y ridiculizan las actuaciones del gobierno, no importa que se encuentren ante el peligro de un huracán categoría 5. Utilizan como pretexto y fuera de proporción como acostumbran, en esta ocasión, el manejo de las cenizas de carbón en Guayama y en Peñuelas. Así como sus protestas de no incineración de basura en el barrio Cambalache de Arecibo.

A los ambientalistas que se oponen a cualquier desarrollo de la infraestructura del país y alarman  injustificadamente al país, se les dice ñángaras.

En las décadas anteriores los ñángaras detuvieron injustificadamente construcciones importantes del país como, la Ruta 66 de San Juan a Río Grande, Paseo Caribe y ahora están en las protestas de las cenizas de carbón y en contra de la proyectada incineradora de Arecibo.

Actualmente  participan encapuchados en marchas públicas, paros estudiantiles o gremiales, piquetes y éstos denotan poco interés en su presentación racional, aseo e higiene personal usando casetas que acusan deterioro, muy sucias que en la década pasada estaban frente a Paseo Caribe en áreas turística y frente al Tribunal Federal en la Calle Chardón esquina Avenida Hostos en Hato Rey.

Contra los ñangaras existe un gobierno y un pueblo unido, optimista y organizado que implanta ideas edificantes, así como planes de emergencia para el bienestar de los que residen en Puerto Rico.

El pensamiento negativo de los ñángaras ha perdido el poder de convocatoria porque se han desprestigiado como fanáticos del fracaso en contra de la reinvidicación de derechos de la ciudadanía americana. Ese grupo minúsculo, cerrado y pesimista es alérgico a la solidaridad y están en contra del uso de la propiedad privada, contra a iglesia, (son ateos) y continúan en contra de los eventos más aleccionadores de la humanidad en Puerto Rico.

El pueblo ha comprendido, desde hace varias décadas que, los ñangaras no tienen nada que aportar a nuestros problemas y que su trinchera es promover la confrontación y la violencia que afecta la vida y seguridad de los ciudadanos.

En virtud de una visión amplia que transciende la politiquería, la estrecha actitud de la izquierda ñángara, debemos responder afirmativamente con un frente de consenso eficiente y racional motivado por un nuevo gobierno que nos dirige a mirar a Puerto Rico para incertarnos en el espacio edificante positivo. El país repudia plenamente la conducta caprichosa e irrazonable de los ñángaras, incluso contra las medidas cautelares del ojo del huracán

Otras columnas de Iván Garau Díaz

jueves, 24 de agosto de 2017

El Frente por Puerto Rico

El abogado estadista Iván Garau defiende la constitución del Frente por Puerto Rico y la misión de un reclamo en consenso por el bienestar para todos los puertorriqueños

💬Ver 0 comentarios