Edgardo Rodríguez Juliá

Puertorro Blues

Por Edgardo Rodríguez Juliá
💬 0

A la deriva

Ser isleño tiene la ventaja de las metáforas. Por ejemplo, en un momento de crisis estamos exhaustos, pero con la playa a la vista, flotando hacia la arena para conservar energías. Ésa es la opción heroica. O podemos decir que durante la crisis estamos en una balsa hecha con madera del tulipán africano, a la deriva, con la amenaza del tiburón blanco o el niño maravilla, sin la playa aunque con las palmas de coco a la vista. O, mejor, podemos soñar que estamos en “Tierra Firme”, en Orlando, en el Encuentro Nacional de la Diáspora Puertorriqueña. Llegamos a playas tropicales, pero nos equivocamos de país; somos Robinson Crusoe en la búsqueda de su “Viernes social”.

Se nos ha repetido hasta la saciedad: ¡crisis es oportunidad! ¿Oportunidad de qué? Pregúntense los lectores: la tan sonada crisis, ¿nos ha asimilado más o nos ha separado de Estados Unidos? Para los independentistas, la crisis es la terminación del Estado Libre Asociado, la vía franca a la separación. Sabemos que ese dos por ciento padece de negación sicológica crónica. Para el resto de la población, que quiere mantener una relación estrecha con Estados Unidos, la crisis significa otra cosa.

Para los populares, siempre de metas pragmáticas, en el mejor de los casos la crisis podría abolir las onerosas leyes de cabotaje y conseguir la inclusión de Puerto Rico en las leyes de quiebra federal. Para los estadistas, también inclinados a la negación crónica, la crisis es la gran oportunidad de entrar vía Tennessee a la gran Unión, es decir, quebrados, con una mano “adelante” y la otra atrás, mulatos “losers” pidiendo admisión a un club de gente rica y blanca.

Con esta llamada crisis, la tradición autonómica que supuestamente ha defendido la constitución del ELA ha sido cuestionada. No es sólo que al tomar prestado, sin controles, todos los gobernadores recientes han violado la letra y el espíritu de la Constitución del 1952 en lo tocante a la deuda pública, sino que -esto es lo más grave- cualquier rescate del Tesoro federal para otorgarnos solvencia implica una pérdida de autonomía política.

La supervisión federal de la solución a la crisis es considerada un mal necesario por populares y penepés, Pedro Pierluisi menos renuente que Alejandro García Padilla a ese acomodo. Toda política moderna es política económica; traer tecnócratas norteamericanos a entender en nuestros manejos del rescate federal es un retroceso a la colonia clásica, es una admisión de adolescencia política, estocada definitiva al Estado Libre Asociado de crear un país aparte, aunque fuera a medio hacer.

Veamos algunos hechos recientes: para rescatar los programas de asistencia médica, la reforma, necesitamos que se aumenten en el Congreso los beneficios de Medicaid y Medicare para Puerto Rico. Ya no se trata solo de la alimentación, el PAN.

El caño es dragado y ahora “los niños puertorriqueños no tienen que jugar en aguas llenas de excrementos humanos”, según la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien es soberanista, pero para nada saca la “ciudad patria” a relucir si se trata de los fondos federales destinados a la limpieza del caño.

Levantamos el puño en alto con la izquierda y extendemos la mano para pedir con la derecha. Como agradecimiento, la americana dadivosa pidió que no usáramos bolsas plásticas en el colmado, y ya tenemos legislación pendiente y una risible orden ejecutiva de García Padilla para el verano 2016. Cuando nos sugieren hasta el tipo de bolsa de colmado que debemos usar, no estamos lejos de que nos dicten el tipo del papel higiénico que tanto falta en Venezuela.

Veamos la ya notoria “diáspora”, esa palabra, que empieza a oler mal porque es imprecisa desde sus orígenes y melodramática en su demagogia, se ha convertido en una especie de salvación política y económica. Y esa opción política, la del activismo de los puertorriqueños en Estados Unidos a favor de un trato privilegiado, “igual aunque separado”, de parte del Congreso y el Tesoro federal, me parece llena de riesgos a largo plazo. Si los “diasporicans” pueden tener un papel decisivo en la solución a mediano plazo de nuestra crisis fiscal, ¿por qué no darle a la mitad de la población que reclama ser puertorriqueña, y que vive la estadidad, el voto en un futuro plebiscito sobre el estatus? Se lo habrán ganado, ¿o no?

Ahora mismo estamos a la deriva, ¿en algún lugar entre Puerta de Tierra y el condado de Kissimmee? Curioso esto, Tennessee, Kissimmee, ¡tantas consonantes y vocales dobles! ¿residuos de la cultura arahuaca taína según “Alegría bomba é”?

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 9 de diciembre de 2017

Los toldos azules

El escritor Edgardo Rodríguez Juliá recorre la fila de toldos azules en campos familiares entre Cidra y Aguas Buenas, tras el golpe del huracán María.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Distinto paisaje, mismo país

El escritor Edgardo Rodríguez Juliá describe la comedia de la política puertorriqueña y su relación con la estadounidense, tras el azote del ciclón María.

sábado, 7 de octubre de 2017

Simplemente María

El escritor Edgardo Rodríguez reflexiona sobre el paso del huracán María por Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios