Nilsa Pietri Castellón

Tribuna Invitada

Por Nilsa Pietri Castellón
💬 0

A la espera de Trump

El presidente Donald Trump, notorio por su arrogancia y sus continuas metidas de pata, viene hoy a Puerto Rico a ver con sus propios ojos la devastación dejada por el huracán María.

Cuando llegue ojalá que le muestren la cruda realidad y que no se dediquen a maquillar los números y a falsear un progreso que es más que evidente que no existe en el lentísimo e ineficiente proceso de recuperación.

Que 12 días después del paso de María el país solo haya recobrado el 5% de la electricidad y que la mitad de los clientes de la Autoridad de Acueductos sigan sin agua es inaceptable.

No hablemos del internet y los celulares, que como el agua, dependen en gran medida de la chatarra que conocemos como la Autoridad de Energía Eléctrica.

Lo que los ciudadanos debemos exigirle al gobierno es que le presente a Trump el cuadro real y completo del desastre, incluida la lentitud y poca efectividad que se percibe de la intervención de los federales, civiles y militares, en los trabajos de restauración.

Si Estados Unidos hubiera actuado en Irak y Afganistán con la desidia que han mostrado aquí, Sadam Hussein seguiría en su palacio en Bagdad y los talibanes estarían aún al mando en Kabul.

A Trump hay que mostrarle las cosas como son y exigirle la proactividad que sus tropas dejaron en casa cuando fueron enviadas a Puerto Rico en esta emergencia.

Hay que hablarle como le habló la alcaldesa de San Juan, que puso a Puerto Rico nuevamente en el ojo de la prensa estadounidense e internacional al reclamar acción urgente para salvar tantas vidas que están en riesgo.

Si lo que van a hacer es darle un paseíto y retratarse sonrientes con él, no habremos avanzado nada y la visita presidencial, una de las escasísimas veces que un mandatario estadounidense pisa suelo boricua, habrá sido en balde.

Queremos que Trump sienta el calor asfixiante, que su olfato pruebe los malos olores propios del desastre, que vea las filas en las gasolineras, que oiga las quejas de la gente sin ofenderse y sin lanzar improperios vía su cuenta de Twitter.

Es más, deseamos con fervor que no tenga señal y no pueda tuitear, para que comprenda lo que significa la incomunicación a la que hemos sido sometidos todos -individuos, empresas, comercios, municipios y todos los demás. Y que le avise a FEMA que no podemos reclamar a través de su dirección de email porque no hay internet en la mayor parte de la isla.

A ver si finalmente dejamos atrás la inercia y ponemos en marcha al país. Estamos obligados a hacerlo entre todos, pero los federales mucho más porque tienen los recursos económicos, tecnológicos y humanos que Puerto Rico no tiene desde antes de que María nos destrozara.

Si ese no es el plan, entonces es mejor que Trump se vaya a atender la tragedia de Las Vegas. O a jugar golf.

Otras columnas de Nilsa Pietri Castellón

miércoles, 11 de octubre de 2017

Respuesta a un rescatista frustrado

La periodista Nilsa Pietri Castellón explica que los alcaldes no pueden quedarse a esperar los suministros en la plaza porque aun están rescatando a gente del desastre

viernes, 29 de septiembre de 2017

Lecciones de humanidad de María

La periodista Nilsa Pietri comenta sobre las cosas que los boricuas deben recordar de estos tiempos

💬Ver 0 comentarios