Nicolás Ramos Gandía

Tribuna Invitada

Por Nicolás Ramos Gandía
💬 0

Alcanzar preparación académica de alta calidad

Arnaldo Cruz, cofundador de AbrePR, plataforma digital con datos vitales y análisis relevantes para Puerto Rico, planteó lo siguiente en un reciente tuit: “Nos hemos convertido en un país de columnistas que alabamos los escritos por su valor literario. Pero condenamos los hechos y las iniciativas basadas en datos. Nos quejamos de que nuestro gobierno carece de rigor en la toma de decisiones, pero nos resistimos a los esfuerzos para evaluarnos y rendir cuentas a los demás”.

Un ejemplo evidente son las estadísticas sobre la matrícula en el Departamento de Educación Pública. Busque la matrícula total anual del departamento de forma histórica y verá que es casi imposible ubicarla. Le digo desde ahora que tiene que recurrir, inevitablemente, al National Center for Education Statistics de los Estados Unidos y navegar en su océano de datos para al fin de varios días encontrar en diferentes informes y tablas los datos de Puerto Rico.

Al analizar la serie histórica de la matrícula total en agosto encontramos que del año 1965 al 1981 la misma incrementó de 631,358 estudiantes a 721,419 estudiantes, siendo esta última la matrícula mayor registrada en la historia de Puerto Rico. El promedio de la matrícula anual en ese primer periodo fue 691,473 estudiantes por año. Desde el año 1982 en adelante la matrícula reportada en la escuela pública ha descendido anualmente hasta tener la matrícula total más baja en su historia con 346,096 estudiantes el año 2017. El 2001 fue el último año con una matrícula mayor a los 600 mil estudiantes, ascendió a 604,177 alumnos. En el 2015, por primera vez en los años analizados, la matrícula total estuvo por debajo de los 400 mil alumnos. La cifra fue de 379,818 estudiantes.

Definitivamente, la disminución vertiginosa de la matrícula total en los últimos años tiene repercusiones dramáticas en la forma que el gobierno administra sus recursos humanos, brinda servicios a sus estudiantes, utiliza los recursos fiscales, tanto gubernamentales como federales, y toma decisiones sobre el uso de sus edificaciones. Los datos hablan y los cuestionamientos saltan a la vista: ¿cuántos maestros y empleados administrativos se necesitarán para que el Departamento de Educación cumpla efectivamente con su misión? ¿Cuántas organizaciones escolares con sus edificios se necesitarán por municipio, región y en todo Puerto Rico para que el departamento opere efectivamente?

Finalmente, la pregunta medular para todo sistema educativo ante los retos globales y los cambios que enfrentaremos. ¿Cómo se logra que los estudiantes obtengan una preparación académica de calidad mundial y una mayor capacidad de adaptación?

Otras columnas de Nicolás Ramos Gandía

viernes, 12 de octubre de 2018

El péndulo de la política se mueve a la derecha

El profesor Nicolás Ramos Gandía analiza el potencial del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro para ganar la presidencia de Brasil en una segunda ronda de votaciones.

💬Ver 0 comentarios