Edna L. Negrón Martínez

Punto de vista

Por Edna L. Negrón Martínez
💬 0

Alerta ante la epidemia de desinformación sobre el virus

La pandemia por la infección del coronavirus (COVID-19) representa un serio problema de salud pública, al igual que la divulgación en paralelo de una epidemia de información masiva en su mayoría incorrecta y confusa.  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se refiere con el término “infodemia” a la sobreabundancia informativa errónea o desinformación y a su rápida propagación entre las personas, principalmente a través de las redes sociales.

Además, los gobiernos y organizaciones de salud pública se enfrentan a otros desafíos existentes, tales como los disturbios ambientales, la creciente desigualdad social en muchas naciones, la prevalencia de enfermedades crónicas y la incidencia de enfermedades infecciosas emergentes. El COVID-19 es un ejemplo de una enfermedad infecciosa emergente causada por SARS-CoV-2 (un retrovirus de la familia coronaviridae).

La exposición de la población mundial a estas variables durante la pandemia ha creado de improviso e “involuntariamente” una concienciación colectiva sobre la multiplicidad de factores que inciden en la salud de los individuos, a saber: ambientales, biomédicos, éticos, psicológicos, políticos, económicos y sociales. Sin embargo, la tendencia actual y en aumento de trasmitir expresiones públicas y remedios caseros sin fundamento ha requerido la atención, gestión y pronta respuesta de parte de los gobiernos y organizaciones correspondientes. De hecho, se están impulsando nuevos estudios de estas variables conductuales y sociales y sus posibles riesgos a salud individual y de la población. 

¿Por qué es necesario llamar la atención y alertar al público de cómo enfrentar este mal de la infodemia?

La dirección, guías y respuesta de las autoridades y organizaciones de salud ante la pandemia actual se dificulta ante la proliferación y propagación de noticias falsas o erróneas, o infodemia. Es decir, la desinformación sobre el COVID-19 representa otro factor de riesgo para la salud de la población en general al distraer a las personas para que encuentren fuentes y orientación confiable cuando ellos lo necesitan. También, puede generar angustia y desconfianza en algunos individuos.

Reconociendo la importancia de abordar este asunto la Red de Información para Epidemias de la OMS (EPI-WIN) celebró una consulta en línea dirigida a un grupo interdisciplinario de expertos durante los días 7 y 8 del pasado mes de abril de 2020. El grupo de participantes estuvo compuesto por científicos, periodistas en salud, agentes de plataformas tecnológicas y profesionales en salud pública, incluso esta servidora. La consulta recogió las ideas y comentarios de los participantes a través de un foro interactivo virtual. El objetivo de la consulta fue formar la base de un marco informativo COVID-19 para guiar las acciones de los gobiernos y las instituciones de salud pública que a su vez reduzca la información errónea, los rumores y los mitos sobre COVID-19 (www.who.int/epi-win).

Estamos a tiempo para atender el caso que nos ocupa actualmente de la pandemia del COVID-19 dentro de un contexto integral o “completo” y responder con agilidad y determinación a los múltiples factores que afectan e interactúan con la salud de la población y del bienestar de la sociedad puertorriqueña.   


Otras columnas de Edna L. Negrón Martínez

💬Ver 0 comentarios