Raymond Dalmau

Punto de Vista

Por Raymond Dalmau
💬 0

Alex siempre será orgullo boricua

Lo de Alex Cora ha sido una gran sacudida emocional para todos. El hecho de que los Red Sox de Boston lo hayan relevado de su posición como dirigente del equipo nos ha sorprendido a muchos en y fuera de Puerto Rico. Y todo en medio de la conmoción por la que atravesamos los residentes de esta isla debido a los incesantes temblores de tierra que nos han quitado la tranquilidad y el sueño desde hace más de dos semanas. Y no es para menos.

Más que un excelente pelotero y dirigente de beisbol, Alex es un magnífico ser humano, muy querido por todos, tanto por los que lo conocen en el plano personal como por toda la afición de este deporte. La hazaña de haber logrado un campeonato en el circuito mayor de las Grandes Ligas en su primer año de participación como dirigente fue algo que nos llenó de orgullo. Fue un logro importante de Alex para sí mismo, para todos los puertorriqueños y para otros que tanto lo admiran. El trabajo de Alex dentro y fuera de Puerto Rico es algo que le ha merecido el reconocimiento de todos y que nadie le disputa.  

No soy quién para opinar sobre los hechos que han dado base a su separación de los Medias Rojas. No conozco la evidencia que se tiene en su contra. Habrá que esperar a ver si eventualmente se prueba, como se alega, que Alex participó o de algún modo permitió la intercepción de las señales entre pitcher y catcher de los equipos contrarios, a los fines de sacar ventaja táctica mediante el uso indebido de tecnología, algo que aparentemente está prohibido por la reglamentación de Major League Baseball. Además, hay que recordar que situaciones como estas hay que examinarlas en el contexto de los hechos ocurridos.

Por eso es que opino que, aun en las circunstancias tan adversas que Alex enfrenta, no creo que debamos precipitarnos a juzgarlo. Él no es una mala persona. Debemos mantener nuestra fe en el buen ser humano que Alex ha demostrado ser en los demás renglones de su vida, y recordar que, por nuestra condición humana, todos somos susceptibles de cometer errores. No es momento para hacer leña del árbol caído. Como buen ser humano y esforzado batallador incansable que es, sabemos que Alex se podrá reponer y que superará esta crisis que de seguro es temporal.

No podemos negar que la situación por la que Alex y los suyos están atravesando es algo que nos entristece a todos. A mí me entristece. A los míos nos entristece. Pero estoy convencido de que no por eso dejará de ser el puro orgullo boricua que Alex Cora siempre ha sido, es y será.

Otras columnas de Raymond Dalmau

💬Ver 0 comentarios