Pedro R. Ortiz S.

Punto de vista

Por Pedro R. Ortiz S.
💬 0

Alivio para los países pobres, pero falta Puerto Rico

El llamado del papa Francisco para condonar o perdonar la deuda al que hice referencia la pasada columna encontró oídos atentos y los países jefes de la economía mundial han aprobado que se suspendan los cobros del servicio de la deuda a los países más pobres. Pero, otra vez, en esa lista falta Puerto Rico.

Una moratoria en los pagos por un par de años es un paso, que, por supuesto, es insuficiente. Eso, en particular, cuando el Fondo Monetario Internacional ya está proyectando que está a punto de que la economía mundial se contraiga a niveles como cuando se produjo la Gran Depresión de los años treinta del siglo veinte.

¿Por qué falta Puerto Rico? Puerto Rico está en el mundo, como todos los demás países. Pero, a nivel internacional, no existe un reconocimiento claro de esta pequeña nación y colonia de Estados Unidos. Es más, muchos puertorriqueños no reconocen, en general, que somos una nación. La pandemia, sin embargo, ha vuelto a darnos en la cara con lo que somos, un país pobre que está sometido a los caprichos de los magnates de Wall Street y de unas elites -económicas, políticas y sociales- que prefieren lo fácil y lo corrupto, antes que enfrentar con firmeza la situación.

Aquellos que sufren la terrible enfermedad del alcoholismo y quieren superar su situación, tienen que comenzar por aceptar su responsabilidad personal en lo que les ocurre. Da pena ver a una persona alcohólica echando a otros la culpa de la su propia borrachera. Por eso, el alcohólico tiene que reconocer, para ir por el camino de la recuperación, que se emborracha por su propia voluntad y no por lo que hacen o dejan de hacer los otros.

Propongo que nos miremos la cara en el gran espejo para las conciencias que nos ha provisto el azote de la pandemia a nivel global. Vamos a vernos como somos, vamos a ver lo que cada uno de nosotros hacemos o dejamos de hacer para que estemos en la situación en que nos encontramos. Más importante, vamos a ver qué cada uno de nosotros puede hacer, qué podemos hacer unidos en comunidad, para que nuestro país pueda echar adelante para su propia recuperación, para labrarnos un mejor porvenir.

Cuando dejamos de sembrar, lo que cosechamos después es la falta de comida; cuando cerramos las escuelas, sembramos un futuro sin oportunidades; cuando privatizamos la salud, lo que hemos hecho es sembrar la incertidumbre para los vulnerables. Cuando destrozamos los sistemas de pensiones, echamos a la cuneta a los que construyeron el país. Cuando nos satisfacemos con el chisme y los ataques de fariseos contra cualquiera que se crea que hizo algo mal, le ponemos un candado a la esperanza.

Y ahora resulta que nos necesitamos unos a otros, que, en la lucha por solucionar nuestra crisis, no nos podemos gastar el lujo de dejar gente afuera.

Como dije al principio, falta Puerto Rico. No le faltemos nosotros a esta bendita tierra puertorriqueña.

Otras columnas de Pedro R. Ortiz S.

martes, 5 de mayo de 2020

La crisis... de las tinieblas a la luz

Todos vivimos las tentaciones para dejar que sean las tinieblas de la maldad las que marquen el rumbo de nuestras vidas. Pero todos podemos también estar atentos a los rayos que rompen la oscuridad, escribe Pedro Rafael Ortiz

martes, 21 de abril de 2020

Alivio para los países pobres, pero falta Puerto Rico

Propongo que nos miremos la cara en el gran espejo para las conciencias que nos ha provisto el azote de la pandemia a nivel global. Vamos a vernos como somos, escribe el padre Pedro Ortiz

lunes, 13 de abril de 2020

Tiempo de reducir o condonar la deuda

En la misa de Pascua, el papa dijo que “hoy no es el tiempo de la indiferencia”, refiriéndose a países que, como Puerto Rico, cargan altas deudas externas, por lo que pidió reducirlas o condonarlas, comenta el padre Pedro Ortiz

jueves, 26 de marzo de 2020

Lavarse las manos, no la conciencia

“Hay quienes pretenden aprovechar el tiempo para ir a la búsqueda de agendas de represión y explotación que hace ya mucho tiempo que la humanidad debió haber dejado atrás”, escribe Pedro Rafael Ortiz

💬Ver 0 comentarios