Angie Vázquez

Tribuna Invitada

Por Angie Vázquez
💬 0

Alto a la politiquería con las mujeres

Mientras nos distraemos con la retórica císquense de la política local e internacional, o los inconsecuentes chismes de la industria del entretenimiento, una mujer es violada cada 18 segundos en México, una cada 4 minutos en España, una cada 29 minutos en India y una cada 15 segundos en Brasil.

Mientras esperamos por el cambio de luz del semáforo, hay mujeres siendo privadas de su libertad, acosadas laboral y sexualmente en sus trabajos, vendidas como esclavas sexuales en la trata humana internacional, toqueteadas contra su voluntad en trenes y espacios hacinados o asesinadas por sus maridos, amantes, padres o conocidos. Esta doble realidad evidencia un grave desfase en las circunstancias de vida o muerte para la mujer.

En el 2014, el Centro para Víctimas de Violación de Puerto Rico, denunció un alza de 25,516 casos. En el 2014, la celebración del 25 aniversario de la aprobación de la ley 54 (1989) quedó empañada por los datos de 558 feminicidios, constituyendo la principal causa de muerte no natural para mujeres en la isla. Estos datos fueron reforzados por los números de solicitudes de órdenes de protección que totalizaron 543 mil reclamos, 69% concedidos, entre 1992-2012.

Las estadísticas no mienten pero se quedan cortas. La ONU infiere que 7 de cada 10 mujeres del mundo sufren alguna forma de violencia física, sexual o psicológica. En ese mismo contexto, la OMS informa que un 71% de mujeres entre 15-49 años han sido objeto de violencia por parte de su pareja. En su contraparte, se estima que 11.5% han sido víctimas de violencia sexual por alguien que no era su pareja.

Camino a elecciones amañadas, desordenadas y desacreditadas por acusaciones de corrupción, desvaríos e incapacidades administrativas de los principales y tradicionales partidos, camino permeado además por un fuerte sentido público de poca credibilidad a muchos candidatos y candidatas, no podemos sino volver a denunciar que los proyectos programáticos de protección a derechos de la mujer se quedan cortos en soluciones concretas, trascendentales pero, sobre todo, a largo plazo.

Se repite el mismo discurso oportunista y populista de pasadas campañas que poco contribuyen a solucionar el grave problema de discrimen, agresión y feminicidio.

Todos hablan de luchar por la igualdad de la mujer sin posicionarlo como un proyecto de máxima prioridad. Deberían comenzar reconociendo logros y adelantos pasados, muchos todavía incompletos o en peligro, apoyando la continuidad de proyectos existentes que valen la pena salvaguardar por la seguridad e integridad de muchas madres, mujeres e hijos. Luego deben aportar proyectos de política pública radical inmediatos.

Los candidatos norteamericanos y locales usan poblaciones específicas, como las mujeres, a modo de tarjetas publicitarias o enganches populistas estratégicos de sus discursos eleccionarios. Quieren lucir como líderes inclusivos. No obstante, el bipartidismo puertorriqueño (los que “ganan” elecciones) tiene el mismo discurso insustancial, irreal, inútil, utópico o superficial.

Las propuestas no se traducen en un determinante y tajante alto y desista a los problemas cotidianos de intimidación y agresión a la mujer. El mal de la violencia misogénica es multi-factorial y sistémico. Como el agricultor atacando las plagas de su cosecha, tenemos que trabajarlo desde la raíz con planes integrados, ambiciosos y radicales. Si esto no se entiende, el problema no se atiende.

La excepción con el agresor (le llaman “oportunidades”) y la consecuente impunidad abonan a la descomposición social (un cáncer se saca de cuajo para no proliferar el problema, no se “entretiene” con palabras bonitas ni “likes”). Los que menosprecian el problema de violencia contra la mujer, y la familia, prefieren insultar a quienes lo denuncian. Todavía no se entiende que es un asunto de vida o muerte. Y esa es la mejor de las evidencias de la raíz del problema: la negación, subestimación, distorsión o trivialización del problema.

Llevar a chiste una tragedia mal comprendida es signo de tiempos descompuestos.

¿Hacer propaganda eleccionaria sin compromiso genuino ni prioritario? Mal de los candidatos de cartel que no merecen el voto.

Otras columnas de Angie Vázquez

domingo, 19 de agosto de 2018

La sociedad sin violencia

La profesora Angie Vázquez argumenta sobre los factores que propiciarían una sociedad sin violencia

viernes, 6 de julio de 2018

¿Está de moda la deshumanización en EE.UU.?

La profesora Angie Vázquez comenta el aumento en prácticas xenofóbicas que se desprenden de la polémica política del presidente estadounidense Donald Trump

💬Ver 0 comentarios