Vicente Feliciano

Punto de vista

Por Vicente Feliciano
💬 0

Alza del salario mínimo es un impuesto escondido

El profesor y economista José Caraballo Cueto escribió recientemente una interesante columna sobre el tema del salario mínimo con una óptica que podríamos llamar de centro izquierda. Con mucho respeto, hacemos lo propio, con una óptica que podríamos llamar de centro derecha.

El doctor Caraballo Cueto indica que la pregunta sobre el costo de vida para analizar el salario mínimo es desatinada. Los salarios se determinan a base de oferta y demanda. Este es el idioma de la economía, que a menudo nos resulta extraño. Caraballo Cueto se aleja de la retórica de la lucha de clases y la del “ay bendito” para realizar un análisis serio.

La recomendación de Caraballo Cueto es establecer un salario mínimo de $8.25 la hora para el área metropolitana y mantener $7.25 la hora para el resto de la isla. Mi recomendación es mantener el $7.25 para toda la isla y ampliar el programa de Crédito al Trabajo para suplementar la compensación de los trabajadores de bajo ingreso. Mediante el Crédito al Trabajo (Earned Income Tax Credit, en inglés) en vez de los trabajadores de bajo ingreso hacerle pagos al Departamento de Hacienda, reciben dinero de Hacienda al llenar su planilla de contribución sobre ingresos.

No hay duda de que la capacidad de las empresas en Puerto Rico de pagar mayores salarios se ve comprometida por el alza en costos operacionales. Aumentar el salario mínimo tiene múltiples implicaciones. Impacta la capacidad de los empresarios del patio para competir con la venta de productos por internet, el turismo en Miami, la manufactura en Indiana o el mantenimiento de aviones en México.

Aumentar el salario mínimo es un impuesto escondido que pagarían tres segmentos. En primera instancia, lo pagarían los trabajadores que pierden sus empleos como consecuencia del aumento en el salario mínimo. También lo pagarían los consumidores según empresarios aumenten los precios para compensar por el aumento en el salario mínimo. Y finalmente, lo pagarían los empresarios que no pudieran aumentar sus precios.

Otras columnas de Vicente Feliciano

viernes, 14 de febrero de 2020

El ajuste de la deuda

El nuevo acuerdo luce mejor para el país que el de septiembre del 2019. Si es aceptable, depende del cristal con que se mire, plantea Vicente Feliciano

miércoles, 29 de enero de 2020

Cómo alcanzar el potencial de la manufactura

No va a ser fácil trabajar por empresas que por ahora no operan en Puerto Rico, pero es indispensable para que la Asociación de Industriales alcance su potencial, plantea Vicente Feliciano

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Gobernando durante el residenciamiento

Un presidente y un Congreso envueltos en una batalla de residenciamiento no están en condiciones de llegar a acuerdos que puedan reducir el déficit fiscal, dice Vicente Feliciano

lunes, 9 de diciembre de 2019

A dejar tranquilo el bono de Navidad

El economista Vicente Feliciano opina que en Puerto Rico la mejor política pública en estos momentos es dejar el bono de Navidad tranquilo

💬Ver 0 comentarios