Carl Axel Soderberg

Cambio Climático en Puerto Rico

Por Carl Axel Soderberg
💬 0

Alza en el nivel del mar: impacto sobre la infraestructura clave

El aumento del nivel de mar es una de las manifestaciones del cambio climático, al igual que una ampliación de las zonas susceptibles a inundaciones por marejadas más intensas.

En Puerto Rico, desde la década del 1950 hemos documentado el aumento en el nivel del mar con dos estaciones. Una de las estaciones está ubicada en isla Magueyes, en La Parguera, y la segunda, en el Viejo San Juan. El alarmante impacto de las marejadas ha sido ampliamente documentado por la prensa. La Junta de Planificación amplió el área susceptible a inundaciones después del paso del huracán María.

Recientemente, durante un Congreso Ambiental en Panamá, un verdadero experto en cambio climático me informó que ya la palabra “resiliencia”, o la característica de resistir o recuperarse rápidamente del impacto del cambio climático, dejará de utilizarse. Me dijo que no hay otra alternativa que la “adaptación”  

Nosotros en Puerto Rico debemos adaptarnos para lo que viene “pa encima”. 

¿Se han fijado que todas las plantas generatrices de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) están ubicadas justo al lado del mar? Las plantas generatrices privadas también están ubicadas en la costa. Lo que se ha discutido sobre la transformación de la AEE mayormente se circunscribe a un cambio de combustible. No he escuchado nada sobre medidas para adaptarse al incremento del nivel del mar y a las marejadas más intensas.

El 70% de la capacidad de tratamiento de aguas usadas de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se concentra en instalaciones ubicadas cerca del mar o terrenos anegables. ¿Qué será de nuestras playas y el turismo cuando no podamos tratar el 70% de las aguas usadas que recoge la Autoridad? Por lo menos, la AAA solicitó los fondos a FEMA para reubicar la planta de Dorado, que estuvo bajo seis pies de agua durante el huracán María.

Algunos vertederos, no todos, están ubicados cerca del mar o en terrenos anegables, como el vertedero de Arecibo. Este vertedero recibe residuos sólidos de siete municipios adicionales. ¿Qué haremos con esos desperdicios sólidos?

¿Han pensado que el aeropuerto Luis Muñoz Marín y el aeropuerto de Ceiba estarán bajo agua? No se preocupen porque agraciadamente contamos con el aeropuerto Rafael Hernández en Aguadilla. Sin embargo, debe mejorarse el sistema de transportación terrestre y las instalaciones del aeropuerto para asimilar el significativo aumento en tráfico de pasajeros.

La infraestructura hotelera de El Condado e Isla Verde también será afectada, al igual que otros hoteles ubicados cerca del mar. ¿Tiene la Compañía de Turismo un plan estratégico para reemplazar esos activos, al igual que las instalaciones portuarias?

Debemos comenzar una transición ordenada que permita ofrecer a los ciudadanos los servicios esenciales cuando el nivel del mar abrume a esta infraestructuraclave. El primer paso es prohibir nueva construcción y ampliaciones a estructuras existentes en áreas que serán afectadas y no es viable protegerlas. 

Ya existen los mapas mostrando las áreas vulnerables. El segundo paso es implantar las medidas de adaptación donde sea viable y en áreas prioritarias. Pueden estar seguros que el gobierno federal no proveerá fondos suficientes para proteger a toda la costa.  El tercer paso es construir infraestructura nueva en lugares seguros, o en el caso de Energía Eléctrica, acelerar la implantación de energía renovable a nivel domiciliar. 

 El nivel del mar aumentará más rápido de lo previsto porque el derretimiento de glaciales en la Antártica, Groenlandia y Siberia se disparó dramáticamente el año pasado. El aumento ocurrirá, aunque en Puerto Rico utópicamente logremos reducir a cero todas las emisiones de gases que causan el efecto invernadero.

Otras columnas de Carl Axel Soderberg

💬Ver 0 comentarios