Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Amaury Capella y su consigna de sanar y amar

Desde que le conocí, a principios de los setenta, enseguida me agradó por su caballerosidad, que no necesariamente es conducta obligada de todos los médicos, que muchas veces se van deshumanizando un poco por tener que bregar con tantos enfermos que coquetean a menudo con la muerte.

Su rostro, algo anguloso, regalaba una mirada tierna, y su voz aterciopelada y de dicción melodiosa, hacía sentir al prójimo en estado de gracia, resaltándose todavía más sus finos modales, provenientes seguramente del origen de su nombre francés y de su primer apellido de procedencia latina: Amaury Capella, maestro de la cirugía que usaba el bisturí con la misma delicadeza que Leonardo da Vinci el pincel al pintar la Mona Lisa.

Sin embargo, sus más de 50 años en el quirófano, escalpelo en mano, con pulso perfecto, trabajando a destajo y sin que primara el interés económico, no evitó que fuera un esposo, padre y abuelo cariñoso, que aprovechaba al máximo su tiempo libre para darles ternura sin economías; y lo que tampoco se reservaba con sus amistades, consciente que los lazos fraternales son panes de cristiandad.

Pero en lo que podría haber parecido un disloque emocional para un cirujano prominente, Amaury se entregó al boxeo profesional con igual pasión, protegiendo a pulgadas del ring la salud de los peleadores durante más de tres décadas en Puerto Rico, convirtiéndose Alfredo Escalera en su querendón, acompañándole a varias defensas del cetro superpluma del CMB en el exterior. Pero sufrió más que nadie la detención de su pleito con Alexis Argüello, en el asalto 13, en el estadio Juan Ramón Loubriel, el 28 de enero de 1978, por un crucigrama de cortaduras en su faz de guerrero: sí, el llamado de protección pudo más que el amor que le tenía a mi compadre El Salsero.

Esta semana, empero, Amaury partió hacia los cielos sin escala, y su herencia de nobleza se la debemos pedir prestada todos los que conocimos y quisimos por ser tan genuino: de hecho, su espíritu duerme plácidamente en mi corazón que ojalá pueda ser tan compasivo y dadivoso como el suyo…

Otras columnas de Chu García

viernes, 19 de abril de 2019

Verdejo tiene que correr el riesgo de avanzar

Esta vez su rival es el costarricense Bryan Vázquez, 37-3 y un revés por la vía rápida, pero que ha sido monarca junior ligero interino de la AMB en cuatro ocasiones y que le gusta pelear siempre en la boca de un volcán.

miércoles, 17 de abril de 2019

Carlos Ortiz, mago del ring

Vaillant, que se suicidó en Miami, en 1985 a los 47 años, ya había perdido por decisión unánime con Ortiz, en 1961.

lunes, 15 de abril de 2019

Gregg Popovich y su consigna de ganar

Su rostro rojizo, cabellera blanca, carácter agrio y dieta perenne de sonrisa, convierten a Gregg Popovich, de padre serbio y madre croata, en un ser especial, que solo le interesa ganar y que jamás duda en regañar a sus estrellas de turno, que en la actualidad son LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan; el ido a Toronto, Kawhi Leonard; Tony Parker, con Charlotte Hornets: y los retirados Tim Duncan y Manu Ginóbili.

viernes, 12 de abril de 2019

Kobe Bryant: rey indiscutible de la vanidad

Si Kobe Bryant hubiese sido sicólogo o filósofo jamás hubiera hallado la cura para la vanidad: la lleva impregnada en cada uno de sus poros; y, lo que es peor, no pone reparos en clamarlo a los cuatro vientos.

💬Ver 0 comentarios