Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Amaury Capella y su consigna de sanar y amar

Desde que le conocí, a principios de los setenta, enseguida me agradó por su caballerosidad, que no necesariamente es conducta obligada de todos los médicos, que muchas veces se van deshumanizando un poco por tener que bregar con tantos enfermos que coquetean a menudo con la muerte.

Su rostro, algo anguloso, regalaba una mirada tierna, y su voz aterciopelada y de dicción melodiosa, hacía sentir al prójimo en estado de gracia, resaltándose todavía más sus finos modales, provenientes seguramente del origen de su nombre francés y de su primer apellido de procedencia latina: Amaury Capella, maestro de la cirugía que usaba el bisturí con la misma delicadeza que Leonardo da Vinci el pincel al pintar la Mona Lisa.

Sin embargo, sus más de 50 años en el quirófano, escalpelo en mano, con pulso perfecto, trabajando a destajo y sin que primara el interés económico, no evitó que fuera un esposo, padre y abuelo cariñoso, que aprovechaba al máximo su tiempo libre para darles ternura sin economías; y lo que tampoco se reservaba con sus amistades, consciente que los lazos fraternales son panes de cristiandad.

Pero en lo que podría haber parecido un disloque emocional para un cirujano prominente, Amaury se entregó al boxeo profesional con igual pasión, protegiendo a pulgadas del ring la salud de los peleadores durante más de tres décadas en Puerto Rico, convirtiéndose Alfredo Escalera en su querendón, acompañándole a varias defensas del cetro superpluma del CMB en el exterior. Pero sufrió más que nadie la detención de su pleito con Alexis Argüello, en el asalto 13, en el estadio Juan Ramón Loubriel, el 28 de enero de 1978, por un crucigrama de cortaduras en su faz de guerrero: sí, el llamado de protección pudo más que el amor que le tenía a mi compadre El Salsero.

Esta semana, empero, Amaury partió hacia los cielos sin escala, y su herencia de nobleza se la debemos pedir prestada todos los que conocimos y quisimos por ser tan genuino: de hecho, su espíritu duerme plácidamente en mi corazón que ojalá pueda ser tan compasivo y dadivoso como el suyo…

Otras columnas de Chu García

lunes, 19 de noviembre de 2018

Ejemplarizante la pasión de Fernando Cabrera

Jamás pudo hacerse justicia en las Mayores, vistiendo el uniforme de tres equipos en siete pedazos de temporadas, lanzando en 132 partidos, compilando marca de 8-7, con efectividad 5.24, pero con 193 ponches en 175.1 entradas, el signo más positivo en sus estadías en Cleveland, Baltimore y Boston.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Ojalá el mea culpa de Verdejo sea su faro

En los últimos días se ha leído mucho acerca del arrepentimiento de Félix Verdejo de, según él mismo, “haber vivido la vida loca” en los pasados dos o tres años, lo que, obviamente, barrenó su tan esperada escalada a la cima.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Doncic: su calidad no es exageración europea

Sin embargo, el esloveno Lukas Doncic, escogido en el tercer turno del draft, pero cambiado a Atlanta por el quinto, el armador Trae Young, ha comenzado a dar tapones bucales con su buena movilidad y rendimiento sobresaliente en la ofensiva.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Rubén y Brignoni juntos como en los setenta

Los dos tienen 65 años, jugaron en Long Island University, en Nueva York y fueron pilares en la dinastía de los Vaqueros de Bayamón, y ambos se mantienen actualmente de cara al canasto: Rubén Rodríguez dirigiendo la liga master que fundó y lleva su nombre, mientras Luis Brignoni continúa como armador en uno de los seis clubes que juegan martes y jueves con gran pasión.

💬Ver 0 comentarios