Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Amaury Capella y su consigna de sanar y amar

Desde que le conocí, a principios de los setenta, enseguida me agradó por su caballerosidad, que no necesariamente es conducta obligada de todos los médicos, que muchas veces se van deshumanizando un poco por tener que bregar con tantos enfermos que coquetean a menudo con la muerte.

Su rostro, algo anguloso, regalaba una mirada tierna, y su voz aterciopelada y de dicción melodiosa, hacía sentir al prójimo en estado de gracia, resaltándose todavía más sus finos modales, provenientes seguramente del origen de su nombre francés y de su primer apellido de procedencia latina: Amaury Capella, maestro de la cirugía que usaba el bisturí con la misma delicadeza que Leonardo da Vinci el pincel al pintar la Mona Lisa.

Sin embargo, sus más de 50 años en el quirófano, escalpelo en mano, con pulso perfecto, trabajando a destajo y sin que primara el interés económico, no evitó que fuera un esposo, padre y abuelo cariñoso, que aprovechaba al máximo su tiempo libre para darles ternura sin economías; y lo que tampoco se reservaba con sus amistades, consciente que los lazos fraternales son panes de cristiandad.

Pero en lo que podría haber parecido un disloque emocional para un cirujano prominente, Amaury se entregó al boxeo profesional con igual pasión, protegiendo a pulgadas del ring la salud de los peleadores durante más de tres décadas en Puerto Rico, convirtiéndose Alfredo Escalera en su querendón, acompañándole a varias defensas del cetro superpluma del CMB en el exterior. Pero sufrió más que nadie la detención de su pleito con Alexis Argüello, en el asalto 13, en el estadio Juan Ramón Loubriel, el 28 de enero de 1978, por un crucigrama de cortaduras en su faz de guerrero: sí, el llamado de protección pudo más que el amor que le tenía a mi compadre El Salsero.

Esta semana, empero, Amaury partió hacia los cielos sin escala, y su herencia de nobleza se la debemos pedir prestada todos los que conocimos y quisimos por ser tan genuino: de hecho, su espíritu duerme plácidamente en mi corazón que ojalá pueda ser tan compasivo y dadivoso como el suyo…

Otras columnas de Chu García

lunes, 24 de septiembre de 2018

Luka Doncic, versión eslovena de Tony Kukoc

Cuando Luka Doncic nació el 28 de febrero de 1999, Toni Kukoc ya había ganado tres títulos con Chicago Bulls, equipo al que sirve actualmente como asesor especial de su propietario, Jerry Reinsdorf.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Diciembre atrae a Canelo, Mayweather y Pacquiao

Todo parece indicar que los sábados 8 y 15 de diciembre de este año, tan caluroso y lluvioso en el mundo entero, están en agenda para la revancha de Mayweather con Pacquiao, en el primero, y la vuelta de Canelo, en el segundo, con sus cetros medianos en juego, frente a un retador de primer orden, y de ganar entonces le daría el desquite a su conquistado, Golovkin, el 4 de mayo de 2019.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

El basket argentino, heredado de yugoslavos

De hecho, el verdadero estratega de los argentinos fue el entrenador yugoslavo, Ranko Zeravica, fallecido en 2015 a los 85 años, y quien en 1980 los asesoró tácticamente durante el Torneo Preolímpico de San Juan, clasificando para la Olimpiada de Moscú, al vencer a Brasil, 118-98. Pero el presidente Jorge Rafael Videla frenó su participación al acogerse al boicot promulgado por Jimmy Carter, ocupante de la Casa Blanca. Sin embargo, el Club Obras Sanitarias, dirigido por Miguel Mancini le contrató como técnico y sembró así la semilla de enseñar tanto a jugadores como coaches, y fue relevado por Flor Meléndez, en 1983, quien ganó la Copa William Jones, de corte intercontinental, al doblegar en la final a Cantú, representante de Italia, sobresaliendo los panameños Rolando Frazer y Mario Butler, más los gauchos Eduardo Cadillac, Carlos Raffaelli y Esteban Camisassa.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Canelo por fin pelea como mexicano

Con Canelo aún sucede algo rarísimo: es más querido por los mexicanos que residen en Estados Unidos que los nacionales, debido en gran medida a su estilo usual de contragolpeador, y no a la agresión constante que es tradicional de sus compatriotas.

💬Ver 0 comentarios