Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Amaury Capella y su consigna de sanar y amar

Desde que le conocí, a principios de los setenta, enseguida me agradó por su caballerosidad, que no necesariamente es conducta obligada de todos los médicos, que muchas veces se van deshumanizando un poco por tener que bregar con tantos enfermos que coquetean a menudo con la muerte.

Su rostro, algo anguloso, regalaba una mirada tierna, y su voz aterciopelada y de dicción melodiosa, hacía sentir al prójimo en estado de gracia, resaltándose todavía más sus finos modales, provenientes seguramente del origen de su nombre francés y de su primer apellido de procedencia latina: Amaury Capella, maestro de la cirugía que usaba el bisturí con la misma delicadeza que Leonardo da Vinci el pincel al pintar la Mona Lisa.

Sin embargo, sus más de 50 años en el quirófano, escalpelo en mano, con pulso perfecto, trabajando a destajo y sin que primara el interés económico, no evitó que fuera un esposo, padre y abuelo cariñoso, que aprovechaba al máximo su tiempo libre para darles ternura sin economías; y lo que tampoco se reservaba con sus amistades, consciente que los lazos fraternales son panes de cristiandad.

Pero en lo que podría haber parecido un disloque emocional para un cirujano prominente, Amaury se entregó al boxeo profesional con igual pasión, protegiendo a pulgadas del ring la salud de los peleadores durante más de tres décadas en Puerto Rico, convirtiéndose Alfredo Escalera en su querendón, acompañándole a varias defensas del cetro superpluma del CMB en el exterior. Pero sufrió más que nadie la detención de su pleito con Alexis Argüello, en el asalto 13, en el estadio Juan Ramón Loubriel, el 28 de enero de 1978, por un crucigrama de cortaduras en su faz de guerrero: sí, el llamado de protección pudo más que el amor que le tenía a mi compadre El Salsero.

Esta semana, empero, Amaury partió hacia los cielos sin escala, y su herencia de nobleza se la debemos pedir prestada todos los que conocimos y quisimos por ser tan genuino: de hecho, su espíritu duerme plácidamente en mi corazón que ojalá pueda ser tan compasivo y dadivoso como el suyo…

Otras columnas de Chu García

viernes, 22 de febrero de 2019

Sortija de campeón devalúa millonadas

Sin embargo, en su afán de ganar un título él ha pedido un cambio, a pesar de que la gerencia está dispuesta a darle un supermax contract de $87,300,000, que elevaría su salario a $239,500,000, en intento de ablandarle su apetito voraz de partida.

miércoles, 20 de febrero de 2019

Sólido el historial baloncestista de Uruguay

Sin embargo, a mediados del siglo pasado fue una potencia mundial en básquetbol, obteniendo medallas de bronce en las Olimpiadas de Helsinki y Melbourne, en 1952 y 1956, contando con abanderado a Oscar Moglia, campeón anotador en la cita italiana y en el Mundial de Río de Janeiro en 1954.

lunes, 18 de febrero de 2019

Claman que LeBron James no tiene el gen matador

Las comparaciones generacionales entre estrellas del deporte son subjetivas, tediosas y hasta inpertinentes: en tenis es común parangonar a Rod Laver, Pete Sampras, Roger Federer y Rafael Nadal; en béisbol se examina constantemente a Babe Ruth, Willie Mays y Hank Aaron; en fútbol a Pelé, Maradona y Messi; en football a Jim Brown, Walter Payton, Jerry Rice y Tom Brady; y ahora es inevitable la disputa mediática con Michael Jordan y LeBron James.

viernes, 15 de febrero de 2019

Ayuso sigue con su reloj biológico prendido

Da gusto, como una cerveza fría y burbujeante tras una sesión fuerte de ejercicio, poder elogiar a un baloncestista que entra el 1 de marzo a su temporada 22 en el BSN con el mismo entusiasmo que cuando debutó en 1996 con los Piratas de Quebradillas, luego de estudiar en la Universidad del Sur de California.

💬Ver 0 comentarios