Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Amaury Capella y su consigna de sanar y amar

Desde que le conocí, a principios de los setenta, enseguida me agradó por su caballerosidad, que no necesariamente es conducta obligada de todos los médicos, que muchas veces se van deshumanizando un poco por tener que bregar con tantos enfermos que coquetean a menudo con la muerte.

Su rostro, algo anguloso, regalaba una mirada tierna, y su voz aterciopelada y de dicción melodiosa, hacía sentir al prójimo en estado de gracia, resaltándose todavía más sus finos modales, provenientes seguramente del origen de su nombre francés y de su primer apellido de procedencia latina: Amaury Capella, maestro de la cirugía que usaba el bisturí con la misma delicadeza que Leonardo da Vinci el pincel al pintar la Mona Lisa.

Sin embargo, sus más de 50 años en el quirófano, escalpelo en mano, con pulso perfecto, trabajando a destajo y sin que primara el interés económico, no evitó que fuera un esposo, padre y abuelo cariñoso, que aprovechaba al máximo su tiempo libre para darles ternura sin economías; y lo que tampoco se reservaba con sus amistades, consciente que los lazos fraternales son panes de cristiandad.

Pero en lo que podría haber parecido un disloque emocional para un cirujano prominente, Amaury se entregó al boxeo profesional con igual pasión, protegiendo a pulgadas del ring la salud de los peleadores durante más de tres décadas en Puerto Rico, convirtiéndose Alfredo Escalera en su querendón, acompañándole a varias defensas del cetro superpluma del CMB en el exterior. Pero sufrió más que nadie la detención de su pleito con Alexis Argüello, en el asalto 13, en el estadio Juan Ramón Loubriel, el 28 de enero de 1978, por un crucigrama de cortaduras en su faz de guerrero: sí, el llamado de protección pudo más que el amor que le tenía a mi compadre El Salsero.

Esta semana, empero, Amaury partió hacia los cielos sin escala, y su herencia de nobleza se la debemos pedir prestada todos los que conocimos y quisimos por ser tan genuino: de hecho, su espíritu duerme plácidamente en mi corazón que ojalá pueda ser tan compasivo y dadivoso como el suyo…

Otras columnas de Chu García

lunes, 22 de julio de 2019

Manny Pacquiao se come el miedo y se bebe el cansancio

Keith Thurman habló tanta basura antes del combate, efectuado en el MGM Grand de Las Vegas, ante 14,356 parroquianos, que le mordió el orgullo a Manny Pacquiao e intentó también patearle el orgullo.

viernes, 19 de julio de 2019

Manny Pacquiao ante rival peligroso

Pacquiao, quien después de sufrir un robo casero ante el australiano Jeff Horn, en julio de 2017, superó por KO’T al cotizado argentino Lucas Martin Matthysse y por decisión unánime al bocazas Adrien Broner, imitador de Mayweather, en enero de este año, le ha respondido a su rival con su sonrisa acostumbrada y sus destellos de cordialidad, pero consciente de la calidad de Thurman, más que todo por su velocidad, puntería y buena defensiva.

lunes, 15 de julio de 2019

El tie-break destroza a Roger Federer

No se puede poner en tela de juicio la coronación quinta de Novak Djokovic en Wimbledon, en ocho intentos, ante Roger Federer, que sucumbió en cinco sets y tres tie-break, lo que demuestra la valía del serbio, actualmente el número uno del mundo, en los momentos decisivos.

viernes, 12 de julio de 2019

Liz y Vassallo: el supertubo ponceño de puntos

Sin embargo, con 27 presentaciones en el Baile de Coronación, y 14 títulos, empatando con Bayamón y San Germán en la primera posición, los Leones son conscientes que la ventaja de cancha local de los Santeros es su mayor enemigo, ya que se ven obligados a ganar allí al menos un partido, y su entrenador Wilhelmus Caanen confía plenamente en hacerlo con su pareja de artilleros: Víctor Liz y Ángel Daniel Vassallo, quien libre de lesiones acribilló a los Vaqueros en la semifinal con un porcentaje de 43% en triples y atinando a menudo su arma favorita: la flotadora.

💬Ver 0 comentarios