Jorge L. Hernández Bourdon

Tribuna Invitada

Por Jorge L. Hernández Bourdon
💬 0

A mitigar el impacto ambiental del huracán

El 20 de septiembre del 2017 será una fecha inolvidable en la historia de nuestra isla y quedará marcada en nuestra memoria como el fenómeno atmosférico más catastrófico.

Los huracanes han existido durante siglos. Sin embargo, John Winthrop fue el primer científico en estudiar un huracán, en 1743, cuando documentó los parámetros sobre las mareas y la presión de una tormenta que pasó por el noreste de los Estados Unidos.

Hoy día, en pleno siglo 21, a pesar de que tenemos una tecnología moderna y podemos predecir estos fenómenos con más precisión, todavía sus consecuencias continúan siendo catastróficas. Son muchos los impactos que han ocurrido en nuestra isla como consecuencia de este fenómeno, pero los impactos ambientales todavía continúan siendo una preocupación para todos. Algunos impactos ambientales del huracán María sobre la Isla de Puerto Rico se centran en los lagos y ríos.

En esos cuerpos de agua hubo aumento en la sedimentación por las escorrentías de los suelos alrededor de estos cuerpos de agua y a través de las cuencas hidrográficas. Esta situación tiene como consecuencia la reducción de la capacidad de almacenamiento del preciado líquido, y la disminución del oxígeno y nutrientes necesarios para la vida acuática. Otros contaminantes también lo son las aguas usadas, cuerpos de animales y otros contaminantes que todavía desconocemos.

Relacionado a la sedimentación, es urgente comenzar con una campaña de reforestación alrededor de estas cuencas hidrográficas y de los tributarios (quebradas, sistemas de canales y otros) con el propósito de reducir el aumento en la sedimentación. Esto conlleva a su vez, que en una época de sequía extrema como la ocurrida hace varios años tendríamos menos agua, aumentando los racionamientos y probablemente tener que tomar otras medidas extremas a corto plazo.

En mi opinión, el dragado debe de ser la última alternativa hasta tanto y en cuanto se establezca un plan de manejo ambiental, para maximizar la capacidad de almacenamiento y evitar la recurrencia de la sedimentación, dicho plan debe de considerar en la parte del diseño a los ingenieros y en la parte ambiental a los científicos ambientales. 

Otros contaminantes son la presencia de coliformes fecales, metales e hidrocarburos; los primeros por la por la presencia de aguas usadas o descargas sanitarias, los segundo por la presencia de posibles derrames de químicos o metales presentes en los desechos de enseres eléctricos u automóviles, y los terceros, los hidrocarburos que se encuentran en los derivados del petróleo. En este sentido se recomienda análisis químicos y físicos para identificar estos contaminantes y establecer un plan de manejo ambiental para la reducción y su posible eliminación mediante la biotecnología, nano materiales y otras técnicas ambientalmente favorables. En este parte la presencia del Colegio de Químicos es vital junto con los científicos ambientales.

En las costas, la mezcla de aguas usadas por el desbordamiento de los sistemas de alcantarillados como lo ocurrido en la zona de Ocean Park en San Juan, ha provocado un aumento de coliformes fecales y por ende un alto de riesgo de salud pública. En este sentido la Junta de Calidad Ambiental (JCA) hace muestreos rutinarios para detectar la presencia o no de estos contaminantes. Sin embargo, el método utilizado es uno obsoleto, pues los resultados se obtienen varios días después de haber tomado la muestra. Esto tiene como consecuencia que los bañistas estuvieron expuestos a estos contaminantes. Hay varios métodos en el mercado que ofrecen resultados al momento del muestreo. Los mismos son aprobados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y además por varias organizaciones internacionales, sería imperativo comenzar su utilización a la mayor brevedad posible, para evitar la exposición y el riesgo de posibles infecciones de quienes visitan estos cuerpos de agua para su recreación. Otra recomendación lo es realizar análisis químico del agua debido al hundimiento de embarcaciones en las costas provocando derrames de aceites y petróleo.

Es urgente que la JCA realice un muestreo sobre la calidad del agua y publicarlo a la mayor brevedad posible. Por tal razón no se recomienda la pesca recreativa ni comercial ni otras actividades recreativas en los diferentes cuerpos de aguas en Puerto Rico. Para esta parte también se recomienda la presencia del Colegio de Químicos, microbiólogos y científicos ambientales.

Otras columnas de Jorge L. Hernández Bourdon

martes, 5 de diciembre de 2017

A mitigar el impacto ambiental del huracán

El profesor Jorge Hernández Bouldrón analiza algunos impactos ambientales del huracán María y expone recomendaciones de mitigación a ciertos daños

💬Ver 0 comentarios