Gazir Sued

Buscapié

Por Gazir Sued
💬 0

Andemos sin ataduras

Despojados del poder-privilegio de secretividad del Estado e imposibilitados de invocar con fuerza de ley protección absoluta a sus libertades de expresión, de privacidad y correlativos derechos de intimidad, el gobernador de Puerto Rico y una partida de subalternos de confianza quedaron a merced de la mirada pública; que, indignada y a manera de juicio popular (político y moral), encausó, dictó sentencia y demanda en justicia reparación de agravios…

La publicación de las conversaciones “privadas” y “confidencias” de este sector del alto mando gubernamental reivindica el principio ético de transparencia en las gestiones de gobierno y refuerza el poder de fiscalización ciudadana en su odisea para erradicar la corrupción en todas las instancias del Estado. En esta gesta por el bien común, la prensa del país juega un papel protagónico y la sociedad civil, bien informada, se convierte en fuerza incontenible de cambio.

Desde las coberturas en medios informativos hasta las manifestaciones de protesta en las redes sociales y en la calle, se augura un giro sustancial en el imaginario político puertorriqueño, no solo liberándose de las ataduras, vendas y mordazas ideológicas de los partidos políticos tradicionales sino, además, invistiendo a la ciudadanía del poder soberano de incidir sobre sus destinos colectivos.

Las “pláticas” divulgadas no son simples opiniones, expresiones ansiolíticas, comentarios inofensivos o chistes inocentes. Se tratan de expresiones tendenciosas que revelan patrones de conducta y características de la personalidad de quienes ostentan el poder de gobierno, y es de interés general conocerlas sin tapujos. Destacan entre ellas: obsesiones burlescas que rayan entre el infantilismo colegial y la perversión sexual; trastornos paranoides y recelos enfermizos; conspiraciones, carpeteo y espionaje a disidentes y críticos del gobierno; manipulaciones mediáticas; propaganda partidista; chismorreo y sátiras homofóbicas y misóginas, etc.

Todavía cualquier predicción sería apresurada, pero algo que no pasaba está pasando. Y es verdad, seguimos estando los mismos de siempre… y miles y miles y miles más. Y salimos a andar, anduvimos y andamos con pisada firme sobre el viento y la esperanza echada a volar…

Otras columnas de Gazir Sued

domingo, 16 de junio de 2019

Universidad, ¿para qué?

El doctor Gazir Sued argumenta sobre la maldad que ejercen profesionales con títulos universitarios

lunes, 27 de mayo de 2019

Justicia (im)posible

El profesor Gazir Sued expresa insatisfacciones sobre el sistema de justicia

💬Ver 0 comentarios