Efraín Vázquez Vera

Tribuna invitada

Por Efraín Vázquez Vera
💬 0

Anexión: ¿Sí o No?

El candidato a la gobernación del PPD, David Bernier, ha manifestado su intención de resolver el problema del status, “pero resolverlo de verdad”.

Bernier no es un político de carrera, por lo que su diagnóstico y solución de los problemas responde, más que a criterios políticos tradicionales, al uso de la lógica y la razón. Reconociendo como genuina su pretensión de resolver el dilema que nos divide e impide avanzar como pueblo, no podemos esperar del candidato fórmulas tradicionales como las que estamos acostumbrados a escuchar de aquellos que se nutren de la división y la confrontación.

Partiendo de estas premisas, era de esperarse que el doctor Bernier acogiera una alternativa promovida y defendida históricamente por el PNP, acción que ha remeneado los cimientos de la política tradicional puertorriqueña.

A su propuesta debemos sumarle el reconocimiento oficial del carácter colonial del ELA, el cual parece haber cumplido ya su función histórica y dejado de ser, tal y como está definido hoy, una opción de futuro.

Ambos elementos, la consulta y el carácter colonial, han encontrado oposición en todos los partidos políticos. En el PNP, algunos han expresado incredulidad y desconfianza, como el que dice que es muy bueno para ser verdad, y otros porque se oponen a lo que proponga el adversario. La contraoferta del PNP de una consulta entre la anexión y la independencia, además de poco seria y mezquina, por excluir deliberadamente la Libre Asociación, representa el estancamiento de siempre.

Aunque en el PPD también hay líderes que ven amenazada su relevancia en estos tiempos, la oposición principal está en su convencimiento de que la anexión ganaría, bajo la certeza de que se votará con la crisis como telón de fondo, una premisa que subestima al puertorriqueño. Si bien es cierto que debemos aceptar la posibilidad de que la anexión gane, no es menos cierto especular que en unas décadas la victoria anexionista estará asegurada. Hoy es más probable derrotar la anexión que mañana.

Dudo una victoria anexionista, tomando en cuenta que cuando los puertorriqueños entiendan que el voto por el “sí” realmente significa un voto por el territorio incorporado durante décadas y no a la anexión directamente, con la imposición del inglés, los impuestos federales, la eliminación del comité olímpico y el gradual debilitamiento de la nacionalidad, estoy seguro que la rechazarán. Añadámosle a esto el desdén que ha demostrado el gobierno norteamericano por nuestros problemas.

En mi opinión, la propuesta de Bernier es magistral e innovadora, pues igualmente ejercerá una presión al gobierno norteamericano, el cual no desea que ocurra una solicitud de admisión. En la medida que la propuesta del PPD avance y se consolide, predigo que los norteamericanos actuarán anticipadamente para evitarla y lograr una fórmula política de consenso.

Si resultara vencedora la opción puertorriqueñista del “no”, el camino hacia la solución del problema del status quedará despejado, lo que permitirá una asamblea de status efectiva, o una negociación ejecutiva en el que representantes de ambos pueblos negociarán una fórmula viable, ratificada por el Congreso norteamericano y el pueblo de Puerto Rico.

No puedo evitar calificar a los que se oponen a la propuesta del doctor Bernier como inmovilistas que defienden con su oposición una forma de vida política, la única que conocen. Debemos dar la bienvenida y abrazar la propuesta de la anexión sí o no pues nos permite avanzar, salir del atolladero y presionar a los norteamericanos. Invito a rechazar propuestas anquilosadas en el pasado y dar la bienvenida a una nueva forma de hacer política.

Otras columnas de Efraín Vázquez Vera

💬Ver 0 comentarios