Ángel Rosa

Elecciones 2020

Por Ángel Rosa
💬 0

Ángel Rosa: no más Georgies

Georgie Navarro, legislador PNP del distrito 5, presidente de la Comisión de Gobierno de la Cámara e hijo de legislador, está en aprietos. El fin de semana de Acción de Gracias protagonizó un nuevo incidente en estado de embriaguez en el que fue expulsado de un negocio por aparente conducta indeseable. El vídeo del altercado ha corrido las redes sociales alimentado por el morbo que produce este tipo de escándalos. Las andanzas de Georgie no son cosa nueva. De hecho, el legislador ha desarrollado toda una carrera cimentada en su personalidad extrovertida y bufona.  

La primera vez que supimos de Georgie fue en un informe de la prensa estadounidense en el cual aparecía haciéndole avances amorosos a una estudiante universitaria en una reunión de legisladores estatales. De eso salió airoso y celebrado por la opinión pública y los medios como “El Besucón”. Una suerte de payasito que en medio de su borrachera hacía el ridículo tratando de sacar a pasear vulgarmente su masculinidad.  

El éxito que eso le trajo en la televisión y la radio lo catapultó a un status de celebridad dentro de la Palma. Se convirtió en héroe de muchos que veían conjugarse en él la falta de pudor y el éxito político. Sus compañeros de partido le celebraban sus bravuconerías y excusaban sus andanzas. “Conoce bien a la gente de su distrito y por eso no pierde”, dicen todavía a manera de excusa.

Ese “éxito” lo llevó a reelegirse sin problemas en 2008, 2012 y 2016. Y de presidir la comisión de Asuntos del Consumidor escalar a la todopoderosa comisión de Gobierno, que es preámbulo de cosas más grandes en el liderato legislativo. Además, era figura masculina, que se echó sobre sus hombros ridiculizar y reducir a bochinche la gestión de Carmen Yulín Cruz en San Juan. Así, Georgie se consagró como “one of the boys”.

En el tan invocado verano de 2019, Georgie empujó desde su comisión la usurpación de la gobernación por Pedro Pierluisi. Tanto éxito tuvo, que logró derrotar al presidente de la Cámara, Johnny Méndez cuando este planteó colgar la nominación del hoy precandidato a la gobernación. Todavía es recordada la imagen de un Pierluisi atrincherado en La Fortaleza en medio de las sillas vacías, mientras Georgie ocupaba solitariamente una.

Ahora, de camino al 2020 y luego de los traumas de este cuatrienio, Georgie vuelve a estar solo. Su conducta impresentable e indecorosa lo ha convertido en paria entre los suyos. Los que lo quieren más invocan la necesidad de que busque ayuda profesional. Los que lo quieren menos, convocan reuniones para “decidir su futuro”.  

Pero todos concurren en que su conducta es vergonzosa y reprochable. En realidad, siempre lo fue, solo que ahora al PNP que tanto le permitió y lo celebró, no le sienta bien que Georgie sea la cara de sus cuadros legislativos. Al final, va a tocar a los propios electores darse a respetar y gritar con sus votos: ¡no más Georgies!


Otras columnas de Ángel Rosa

domingo, 27 de octubre de 2019

La “ley” de Guillermo Miranda

Resulta impresionante que para Guillermo Miranda extorsionar a sus empleados para desviar fondos de la nómina pública a través de tretas conocidas en la política de las maquinarias partidistas constituye la verdadera ley, señala el exsenador Ángel Rosa

martes, 22 de octubre de 2019

El PNP no es igual a estadidad

El reto para el PNP en las próximas elecciones es que el entusiasmo por la estadidad venza el desánimo de muchos estadistas que ya saben que el PNP no es igual a estadidad, plantea Ángel Rosa

💬Ver 0 comentarios