Jorge Bauzá

Punto de vista

Por Jorge Bauzá
💬 0

Ante el COVID-19, aprendamos de la naturaleza

Estamos en casa, recogidos ante un nuevo estilo de pensar y actuar, en una cuarentena que salva vidas. Estamos ante el COVID-19, un virus del grupo de los coronavirus, conocidos comúnmente como los que provocan los catarros. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los brotes y pandemias pasan por cuatro etapas, antes de su eliminación y/o radicación. La primera etapa es la introducción del virus o la aparición en una comunidad, así como apareció el COVID-19 en la ciudad de Wuhan en China. La segunda etapa es la propagación o brote localizado, mientras que la tercera es el brote amplificado para convertirse en una epidemia o pandemia. 

Un brote es la aparición repentina de una enfermedad debido a una infección en un lugar específico y en un momento determinado. Por su parte, se cataloga como epidemia cuando una enfermedad se propaga activamente debido a que el brote se descontrola, aumentando el número de casos en un área geográfica concreta. Para que se declare el estado de pandemia, como ocurre con el COVID-19, el brote epidémico debe afectar a más de un continente y los casos de cada país ya no son importados, sino provocados por trasmisión comunitaria.  

Y la cuarta etapa, la que todos anhelamos, es la reducción en los contagios, disminución, eliminación y hasta la erradicación del virus en la comunidad. La cuarta etapa ocurre por la inmunidad que adquiere la población, o parte de esta, al virus y la intervención efectiva para controlar la enfermedad. Intervención que incluye la cuarentena y el aislamiento social.  

Veamos qué hace la naturaleza ante situaciones adversas. En las zonas templadas, las bien frías, cuando llega el invierno las cosas se ponen difíciles, pues escasea el alimento y aumenta el riego de morir por frío.  En este caso, algunos animales comienzan la hibernación, un mecanismo de aislamiento social donde se recogen a reposar en lo que las cosas mejoran. Pero también cuando el calor abruma en el desierto, cuando hay sequías, cuando las cosas afuera no son seguras, algunas criaturas se van de cuarentena, se recogen en aislamiento social, en un proceso que los ecólogos llaman la estivación. Una vez mejoran las condiciones, salen y reanudan su vida normal. 

Si nos adentramos al mundo submarino, existe la pequeña aguaviva o medusa caribeña, de nombre científico Turritopsis nutricula. Esta criatura presiente cuando las cosas andan mal, cuando hay escasez de alimento, cambios en la calidad del agua y las condiciones ambientales se vuelven un riesgo. Ella entonces se recoge, se va al lecho marino, y se transforma en una nueva etapa llamada pólipo. Como pólipo se refugia hasta que las condiciones ambientales mejoran. Cuando mejoran, regresa a su etapa libre como medusa para continuar con sus faenas de crecer, nadar, alimentarse y reproducirse. Si las cosas empeoran, repite lahazaña cuantas veces sea necesario. 

Por esto le llaman la medusa inmortal. Los científicos descubrieron las propiedades inmortales de esta medusa en la década de los 90.  Y a este curioso fenómeno le llaman el proceso de la transdiferenciación, donde las células del cuerpo se transforman de viejas a jóvenes, de ser músculo a ser células embrionarias y moldeables. Tal vez nosotros no podamos realizar la transdiferenciación fisiológica de la medusa inmortal, pero sí podemos transformar nuestra visión ante la adversidad, transformar nuestras actitudes y nuestra manera de actuar. Y lo postuló Charles Darwin hace exactamente 161 años, cuando publicó El origen de las especies: las especies que cambian y se adaptan son las más aptas para sobrevivir y dejar legado, en arroz y habichuelas.

Sigamos estos ejemplos que nos ofrece la naturaleza, en casa, en hibernación, estivación, transdiferenciación, adaptándonos a los tiempos.  Sí, el COVID-19 será controlado, eventualmente dejará de ser un alto riesgo a la salud pública, es la historia natural de la criatura. Pero tenemos que obedecer, adaptarnos y evolucionar para sufrir lo mínimo en el proceso. 

Otras columnas de Jorge Bauzá

miércoles, 22 de abril de 2020

La naturaleza también necesita descanso

Hay que ver esto como un mensaje claro que invita a la acción. La naturaleza nos dice que debemos manejarla. Y existen diversas herramientas para el manejo de la biodiversidad, dice Jorge Bauzá-Ortega

💬Ver 0 comentarios