José Luis Navedo

Tribuna Invitada

Por José Luis Navedo
💬 0

Ante una emergencia, ¿plan o programa?

¿Qué hacer en nuestra empresa ante un evento no esperado que puede poner en riesgo nuestro funcionamiento y desempeño diario? ¿Plan de Contingencia o un Programa de Continuidad? Sin duda alguna, una difícil decisión para toda gerencia o administración, ya sea pública o privada.  

Para tomar la decisión correcta, debemos tener bien claro los conceptos de continuidad y su aplicabilidad. En la actualidad, preservar la continuidad operacional de los servicios críticos ante la eventualidad de un incidente de tiempo corto o extendido, ya no es opcional; es necesario. Los recientes incidentes, los huracanes Irma y María, nos ha presentado la triste realidad de la alta dependencia y fragilidad de la infraestructura física y tecnológica en Puerto Rico. Esto, unido a la falta de conocimiento gerencial en el manejo de incidentes naturales y operacionales, ocasiona que tanto el sector privado como el gubernamental tengan que desarrollar un proceso de planificación de continuidad funcional de forma táctica y estratégica.

Cuando se asevera que “tengo un plan de contingencia”, se refiere a tener un documento formal, o sea escrito, que contiene las estrategias y los procedimientos de respuesta, recuperación, reanudación y restauración de las funciones y procesos críticos de negocios o de servicios que ofrece una entidad privada o gubernamental ante la eventualidad de una interrupción en sus operaciones.

Un programa de continuidad es mucho más complejo, ya que requiere una mayor planificación y compromiso gerencial.  Se requiere establecer una gobernanza, unas políticas, unos roles, unas sponsabilidades y un presupuesto asignado para atender cualquier tipo de incidente que afecte las operaciones de una empresa o agencia gubernamental. Uno de los grandes problemas gerenciales es que se reacciona y no se planifica adecuadamente, principalmente porque no hay una educación en continuidad.  

Actualmente, existe mucho desconocimiento en el desarrollo de programas de continuidad. Algunos de los entregables de un programa de continuidad son los reportes de Análisis de Riesgos y Análisis de Impacto de Negocios, mejor conocido como BIA (Business Impact Analysis) y los planes de contingencia; Plan de Manejo de Incidentes, Plan de Recuperación de Desastres (Disaster Recovery Plan); Plan de Manejo de Emergencias, Plan de Comunicación de Crisis y los Planes de Recuperación para todas las unidades o departamentos de una empresa.

En Puerto Rico, deberíamos enfocarnos en desarrollar programas funcionales y comprensivos de continuidad en lugar de tener un plan que necesariamente no garantiza preservar la continuidad operacional por su limitación en el alcance. La tendencia gerencial a nivel mundial apunta al desarrollo de programas corporativos de continuidad.

El momento nos urge a estar preparados, de manera que tanto empresas privadas como gobierno, puedan enfrentar eventos inesperados sin que esto necesariamente detenga el día a día de las actividades empresariales.  Para aquellos que damos forma a planes de continuidad alrededor del mundo no habría mayor satisfacción que decir: en mi país los programas de continuidad se están implementando y estamos listos para cualquier eventualidad.  Ojalá y pronto sea así.

💬Ver 0 comentarios