Kenneth McClintock

Tribuna Invitada

Por Kenneth McClintock
💬 0

Anticipando el futuro político

En un mundo político en que nadie es indispensable, los asesores de la alcaldesa de San Juan han logrado tornar la incertidumbre de sus aspiraciones políticas futuras en centro de atención y especulación para la prensa, los analistas políticos, líderes de lo que (hasta hoy por lo menos) ha sido su partido político, y líderes de otros partidos también.

Al momento de escribir estas líneas, nadie, excepto ella, sabe cuál alternativa ha ganado el “eenie-meanie-miney-mo” que ha estado jugando hace varias semanas.

Primero, tiene que escoger si corre dentro o fuera del Partido Popular.  Si corre dentro del partido obliga a electores afiliados a la colectividad, compuesto en un 75-80% de ciudadanos que se describirían como “pro-americanos” y en un 20-25% como “soberanistas”.  

Segundo, si corre para gobernadora, obliga a la mayoría pepedé que cree en nuestro sistema actual, de filosofía capitalista, si confiarían sus votos a una candidata de corte socialista.

Tercero, si a pesar de sus declaraciones claras e inequívocas de que jamás aspiraría al Congreso, anuncia una aspiración al rol de comisionada residente, el Partido Popular por primera vez se enfrentaría a una candidata congresional que no se ajustaría necesariamente a la plataforma del candidato a gobernador que resulte nominado, creando problemas de disciplina partidista y de duda en el elector en cuanto a qué representa el Partido Popular de cara a las elecciones generales.

Si aspirara al Congreso, buscaría los votos del nuevo partido socialista que se está formando en Puerto Rico.  Por cada voto que le facilite ese partido, probablemente pierda dos o tres votos del ala moderada del PPD, ya sea absteniéndose o votando por la comisionada incumbente.

La decisión que tome la alcaldesa seguramente le generará un profundo y duradero dolor de cabeza al Partido Popular, dificultándole a su liderato y su eventual candidato a gobernador la posibilidad de proyectar un mensaje programático claro e inequívoco sobre qué representará un voto por esa colectividad.

El Partido Nuevo Progresista, por su parte, no puede olvidar que los triunfos se construyen sobre el mérito propio y no sobre las adversidades que sufre el adversario.  Sus altos funcionarios de gobierno no pueden olvidar que el cuatrienio solo tiene cuatro años, o 48 meses, o 1,461 días.  Cada vez que posponen una cita por una semana, que dejan cosas sobre el escritorio para atenderlas “mañana” o tardan un día en contestar una llamada que deberían contestar hoy, demuestran no recordar cuán corto es un cuatrienio.

Nuestra administración enfrenta retos como nunca antes, tales como una Junta de Supervisión Fiscal y una administración federal verdaderamente malsana.  Ha cometido algunos errores, tal como ha tenido múltiples logros extraordinarios, muchos sin comunicar adecuadamente.

El partido de gobierno puede derrotar 20 años de historia carente de reelecciones, pero no puede depender de los problemas que le provocará al partido de oposición el anuncio de la alcaldesa de San Juan.  Tiene que recordar que el cuatrienio solo tiene cuatro años y que los triunfos no pueden depender de las adversidades del adversario.

Otras columnas de Kenneth McClintock

miércoles, 19 de junio de 2019

Trump no impresionó

Kenneth D. McClintock analiza el evento en el que Donald Trump anunció su campaña para la reelección como presidente de los Estados Unidos

martes, 18 de junio de 2019

Diseñando para el futuro

Kenneth McClintock expresa que Puerto Rico debería estar diseñando para el futuro, no para meramente alargar el presente

miércoles, 12 de junio de 2019

Comienzan a alinearse las estrellas de la estadidad

El exsecretario de Estado, Kenneth McClintock Hernández resume eventos que interpreta como positivos para la anexión plena de Puerto Rico a Estados Unidos como un estado de la unión americana

💬Ver 0 comentarios