Eudaldo Báez Galib

Tribuna invitada

Por Eudaldo Báez Galib
💬 0

Anticipo de estallido civil

Recibimos el nuevo año con un gobierno al que se le ha ordenado desmantelar los beneficios laborales, reducir el asistencialismo, reformular el sistema contributivo, de salud y educativo, incluyendo a la Universidad, disponer de haberes del país, reducir la estructura gubernamental y reacomodar al empresarismo.

Todo a corto plazo. Bocado difícil con potencial de explosión civil—lo que se susurra asustadamente, pero necesario ventilarse públicamente—.

Aquí nunca ha habido el espíritu insurreccionista que se paseó por la América colonial, porque un discurso emotivamente patriótico sustituyó el de los problemas materiales que sí generan rabia.

Y aunque ya no es posible esa insurrección, la rabia que entonces no hubo, sí es dable. Porque la combinación de sacrificios, reajustes sociales, imposiciones y politiquismo—todo lo que ya está en marcha— es mezcla volátil en espera de una sola chispa.

Las directrices de la Junta de Supervisión Fiscal son un catálogo de lo que se debió hacer, pero con calma y tiempo. Esa imposición por una estructura congresional que insulta la democracia es tolerada, muy resentidamente, por razón de la urgencia dictada por necesidad y conciencia de irresponsabilidad. Debe preocuparnos, sin embargo, aquello que se susurra: el estallido civil.

A cada sector se le requerirá sacrificios. Pero recordemos, a modo de precedente, cómo el proyecto de ley para reformular el sistema contributivo, que no es ni sombra de lo que viene, sustrajo lo feo en nosotros.

No es difícil que ocurra la chispa detonante. En los medios de comunicación muchos se ganan el sustento agitando pasiones; en política el alimento de la confrontación es la violencia verbal; en sectores comerciales, religiosos y de activismo social, se generan altas temperaturas.

Esto se agrava con la nueva modalidad de la “noticia falsa” unida al arraigado género de la noticia como entretenimiento.

Increíblemente, todo eso es placentero para nuestra gente. Lo que angustia, por ser ya un modo de vida. Pero neutraliza el antídoto indispensable contra violencia: la prudencia.

Este bocado, que atraganta, es consecuencia obvia de una cadena de gobiernos fallidos que, unido a la corrupción como elemento de hacer gobierno amoralmente validado, nos ha devuelto, vía la Junta de Supervisión Fiscal, al absolutismo de inicio del siglo pasado.

Así pues, en un Puerto Rico que perdió logros sociopolíticos adquiridos sacrificadamente durante un siglo, que ha de reformularse forzadamente a todos niveles y considerando la cruda realidad del mensaje de Estados Unidos en su PROMESA…

¿Feliz Año Nuevo?

Otras columnas de Eudaldo Báez Galib

jueves, 13 de septiembre de 2018

Reeducarnos para gobernar o esperar un milagro

El exsenador Eudaldo Baez Galib plantea que urge dejar el llanto ante la crisis, y proceder a reeducarnos en gobernar, con el espíritu de “Manos a la Obra”, en lo que surge un nuevo líder o un milagro

viernes, 17 de agosto de 2018

¿Dónde está el verdadero PPD?

El exsenador Eudaldo Baez Galib advierte el gran desafío del PPD ante la polémica que se atenderá el lunes en la Junta de Gobierno de esa colectividad

jueves, 12 de julio de 2018

Necesitamos un puertorriqueño nuevo

El exsenador Eudaldo Báez Galib expresa que hace falta una transformación individual hacia un puertorriqueño nuevo

💬Ver 0 comentarios