Juan Dalmau

Tribuna Invitada

Por Juan Dalmau
💬 0

A otro con ese cuento

El pasado martes, el liderato legislativo del Partido Popular Democrático anunció que presentará en los próximos días un proyecto que, según informa la prensa, habrá de dejar sin efecto el propuesto cambio hacia el IVA y el aumento impositivo en las transacciones entre negocios.

Hace un año, ese mismo liderato, impulsó el proyecto de “Ley para la Transformación del Sistema Contributivo” que aplazó la imposición del IVA y aumentó el IVU a 11.5%. Dijeron que se trataba de una reacción al “cuadro alarmante de deterioro progresivo” de la situación fiscal de Puerto Rico. Su objetivo era “promover mayor justicia y equidad en el trato contributivo”, “fomentar la actividad económica, el nivel de ahorro, [y] la inversión efectiva”, para supuestamente “forjar el futuro que desea y se merece nuestro país”.

Entonces, mediante una costosa y agresiva campaña publicitaria nos aseguraron que pagaríamos menos y que estaríamos mejor.

Ahora, en año electoral y ante el fracaso de la reforma contributiva, el liderato PPD pretende que el País tenga confianza en una supuesta evaluación sosegada de la situación contributiva. Según ellos, la aludida evaluación no debe “empañarse” con la contienda electoral. Insisten, sin embargo, en que quien la critique o se oponga es porque desea que los puertorriqueños paguen más contribuciones. Parece una broma de mal gusto, pero es realmente burda politiquería.

No se puede ser tan ingenuo como para ignorar que el fracaso estrepitoso de la “transformación tributaria”, aprobada por la actual administración, ha llevado al liderato del Partido Popular a intentar desentenderse de ella por razones puramente electorales, tras haberla aplaudido delirantemente –incluyendo a su actual candidato a gobernador, David Bernier, quien también la defendió a capa y espada. Estos caperucitos rojos ahora pretenden esconderse tras la retórica de “consenso” y el “diálogo” que el país crea que se trata de un alivio contributivo. Lobos disfrazados de corderitos.

La realidad es que el punto de partida para una revisión legítima y efectiva del sistema contributivo es una revisión integral de todas las leyes contributivas e incentivos que cobijan a los individuos, a las corporaciones locales, a las corporaciones del exterior y a los negocios que no están organizados como corporaciones (excepto las cooperativas y las empresas comunitarias), de tal forma que el puntal del sistema contributivo sea la capacidad de pago real de cada sector de nuestra economía.

No obstante, la mayoría legislativa del PPD se opuso durante todo el cuatrienio a establecer una tasa contributiva efectiva de 10% a las empresas foráneas. De haberlo hecho, los recaudos del gobierno central serían de $3,000 millones adicionales. Sólo se requería esa contribución razonable, menor que la que en otros países le imponen a las corporaciones foráneas. Esa mayoría legislativa sólo se enfocó en satisfacer el interés de los acreedores, en vez de legislar para aumentar la capacidad productiva de nuestra economía, darle un respiro al capital puertorriqueño y en crear un ambiente de negocios favorable para nuestras cooperativas, nuestras empresas comunitarias, nuestras corporaciones locales y los negocios particulares. Esos líderes populares ahora pretenden que creamos en una promesa de campaña para una “nueva” reforma contributiva que aliviará el bolsillo empobrecido de la clase media, trabajadora y asalariada del país.

Repito, en el mejor de los casos, es una broma de mal gusto.

Hoy los que han gobernado imponiendo su política de espaldas a los reclamos de amplios sectores del País, nos someten a retórica hueca de “unidad” y “consenso” para pescar votos. Lo que persiguen es crear la falsa impresión de buscar consenso, cuando desde el poder siempre imponen el fracasado inmovilismo colonial y el capitalismo salvaje en detrimento del pueblo y para beneficio de unos pocos.

Como dice el refrán, a otro loco con ese cuento y a otro perro con ese hueso.

Otras columnas de Juan Dalmau

lunes, 1 de octubre de 2018

La independencia es opción democrática

El senador Juan Dalmau alude al maltrato que recibe Puerto Rico de Estados Unidos y defiende la independencia como opción democrática para el país

💬Ver 0 comentarios